Sánchez: "Nuestros electores no entenderían que no nos pusiéramos de acuerdo con Podemos"

stop

El líder del PSOE acepta el ofrecimiento de Pablo Iglesias, siempre que se acuerden las reformas necesarias para España, y cuando "fracase" Rajoy

El Rey Felipe y Pedro Sánchez.

Barcelona, 22 de enero de 2016 (16:10 CET)

Los socialistas tienen un problema insoluble. O, por lo menos, difícil de superar. Buena parte de los votantes de Podemos son ex electores del PSOE. Son los mismos, desde los más mayores, desencantados con la gestión económica del último gobierno socialista, hasta las generaciones más jóvenes que quieren un partido de izquierdas más combativo con el capital. Otra cosa, sin embargo, es que sea fácil un acuerdo entre las dos fuerzas políticas.

Pedro Sánchez, el líder del PSOE, tras su reunión con el Rey Felipe, ha aceptado el envite de Podemos, y se ha abierto a negociar con Pablo Iglesias un posible gobierno alternativo. "Nuestros electores no entenderían que no nos pusiéramos de acuerdo". Pero sólo lo hará cuando se compruebe que Mariano Rajoy fracasa en su investidura. "Hoy tiene la palabra el señor Rajoy. Si fracasa, el PSOE hará un gobierno de cambio y progresista", pero no todavía, ha señalado Sánchez.


El riesgo de Rajoy

Eso pasa por la aceptación de Rajoy de la propuesta del Rey, que le comunicará de forma inminente para que ofrezca su discurso de investidura en el Congreso. El líder del PP ya ha señalado que aceptará esa responsabilidad, aunque sabe que no tendrá los votos necesarios ni en primera ni en segunda vuelta.

Sánchez, sin embargo, no se esperaba la iniciativa política de Pablo Iglesias, quien, tras su entrevista con el Rey ha ofrecido a los socialistas un gobierno de coalición en el que él sería vicepresidente. La dirección del PSOE ha comenzado a temblar, porque sabe lo que se juega. Sánchez se ha limitado a agradecer la idea de Iglesias, pero ha insistido: "la democracia tiene sus plazos, y no hay atajos".


¿Otro líder del PP?

La cuestión es que los electores de los dos partidos podrían estar de acuerdo, al margen de la decisión que tomen las direcciones. "Los votantes del PSOE y de Podemos no entenderían que no nos pusiéramos de acuerdo", ha señalado Sánchez.

Pero ha machacado la idea de que lo importante es "el programa", y el contenido de ese posible pacto, con reformas en todos los ámbitos. Ahora bien, Sánchez ha mostrado un objetivo que, a medida que pasen las semanas, podría explicar muchas cosas: "El PSOE, de manera unánime, lo que quiere es que se vaya Rajoy y se abra una posibilidad de cambio".

Eso abre un nuevo escenario: ¿otro dirigente del PP o un independiente?
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad