Pedro Sánchez recibe a Quim Torra a la entrada del Palacio de La Moncloa. EFE/Ballesteros

Sánchez se anticipa a la campaña de descrédito de Torra

stop

Los ministros del Gobierno de Sánchez contrarrestan el relato independentista en numerosas entrevistas antes de que Torra ataque a España en Europa

Barcelona, 15 de octubre de 2019 (14:32 CET)

Tras la sentencia del 1-O, este lunes, los ministros del Gobierno en funciones de Pedro Sánchez ya estaban en contacto con los medios internacionales para explicar su perspectiva sobre la decisión del Tribunal Supremo. Se anticipaban, de hecho, al president de la Generalitat, Quim Torra, cuyo Ejecutivo salía al paso de las condenas a los líderes del procés y aún no articulaba cómo daría inicio a su previsible campaña de descrédito dirigida contra las instituciones del Estado.

No ha sido sino hasta este martes que el conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, ha anunciado el inicio de una gira europea para denunciar la sentencia contra los artífices del referéndum ilegal de octubre de 2017. Casi a la misma hora, Torra ha celebrado una rueda de prensa con medios internacionales para manifestar lamentos como que "la legislación española es la que me impide abrir las prisiones" para liberar a los presos del procés.

Pero la prensa internacional ya se había hecho eco de la sentencia del Supremo, y en muchos casos ha hecho suya la versión del Gobierno de Sánchez, cuyos ministros se ajustaron al guion y profesaron un profundo respeto por el sistema judicial español. En las portadas de muchos diarios se ha situado este martes el desenlace del juicio instruido por Manuel Marchena, con declaraciones de uno u otro de los ministros socialistas.

La ministra portavoz, Isabel Celáa, en declaraciones recogidas por The Guardian, ha afirmado que la decisión del Supremo debe ser respetada y ha pedido calma y una renovación del diálogo. El rotativo italiano Corriere della Sera, por su parte, ha entrevistado al titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha aludido al "mantra" de "ley y diálogo" del Ejecutivo de Sánchez respecto al conflicto catalán.

También ha contraatacado la versión del Govern de Torra el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que en una entrevista con el diario argentino Clarín ha asegurado que la del 1-O "no es una sentencia de venganza ni una sentencia que se ensaña". Ábalos, en otra conversación con el periódico francés Le Croix, ha insistido en que el juicio ha sido "transparente" y que el tribunal presidido por Marchena ha actuado con "moderación y rigos" y lo ha hecho "ignorando" diversas presiones.

A todo esto, cabe recordar que desde antes de que se hiciera pública la sentencia varios ministros del Ejecutivo socialista han aparecido en un vídeo ensalzando la democracia española, otro movimiento que –dados los tiempos– ha generado la impresión de que Sánchez ha desplegado su propia campaña de comunicación para contrarrestar las pronosticables posiciones de los líderes independentistas tras conocer las condenas.

Torra trasmite su relato del 1-O en Europa

Quim Torra se ha volcado este martes a la internacionalización del conflicto con la excusa de la recién dictada sentencia del 1-O. Por ello, Bosch ha viajado ya a Alemania a entrevistarse con diferentes medios de comunicación para explicar el impacto del fallo del Supremo. Antes del fin de semana también visitará, con el mismo objetivo, ciudades de Viena, Eslovaquia y Francia, informó Ara.

Igualmente, la consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha anunciado este martes que Torra enviará cartas a presidentes, primeros ministros, ministros del exterior y a las embajadas y consulados del G-20 y de la Asociación Europea de Libre Comercio para explicar la sentencia del 1-O y la respuesta que dará eventualmente la Generalitat a la misma.

Además del Govern, la Assemblea Nacional Catalana (ANC) también llevará la propaganda independentista al extranjero. La entidad presidida por Elisenda Paluzie ha anunciado este lunes numerosas manifestaciones organizadas por sus oficinas internacionales en ciudades como Londres, Berlín, Bruselas y Washington, siempre con el propósito de desprestigiar la sentencia del 1-O.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad