Pedro Sánchez y Quim Torra se saludan antes de su renión en el Palacio de La Moncloa en Madrid. EFE/Ballesteros

Sánchez y Torra reactivan la comisión bilateral Generalitat-Estado

stop

La primera reunión entre Torra y Sánchez se salda con apenas el compromiso de seguir dialogando

Iván Vila

Economía Digital

Pedro Sánchez y Quim Torra se saludan antes de su renión en el Palacio de La Moncloa en Madrid. EFE/Ballesteros

Barcelona, de ( CET)

Una reactivación de la comisión bilateral Generalitat-Estado, que llevaba sin reunirse desde 2011 y las otras tres comisiones también previstas en el Estatut. y el compromiso de seguir hablando. Eso es lo que ha salido en claro de la primera reunión mantenida entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, que se ha prolongado este lunes durante cerca de dos horas y media en La Moncloa. No es gran cosa, pero el caso es que unos y otros se conforman con eso, por ahora.

Ambos gobiernos llevan días insistiendo en la importancia del encuentro por sí mismo por lo que significa de deshielo, más allá de la imposibilidad de llegar a un acuerdo sobre la reivindicación central de Torra, la de un referéndum de autodeterminación. Y, siguiendo con el guión, tras el encuentro, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha comparecido para insistir en la importancia de la normalización de las maltrechas relaciones entre ambos gobiernos. 

"Venimos desde hace mucho tiempo atravesando una crisis política a la que este gobierno quiere darle una respuesta política", ha dicho Calvo, satisfaciendo así la exigencia de mínimos de la Generalitat, que esperaba que el Gobierno asumiera esa definición de la situación. Y, por si no quedaba claro, Sánchez ha colgado un mensaje en la misma línea en su cuenta de Twitter, en castellano y también en catalán: "Una crisis política requiere de una solución política. Esta reunión es un punto de arranque constructivo para la normalización de las relaciones", ha escrito.

Calvo ha calificado la reunión de "institucional" y "llena de cortesía y cordialidad", y la ha situado como un primer paso para recuperar "una comunicación fluida y que no se produzca un cortocircuito que no favorece a nadie".

El siguiente paso será la reactivación de la comisión bilateral Generalitat-Estado y también la de Infraestructuras, la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales y la Mixta de Transferencias Estado-Generalitat, ámbitos en los que además, se podrán "recuperar derechos y limitados por el paso de la derecha por el Gobierno, en palabras de Calvo. La semana pasada, la Generalitat ya nombró a sus nuevos representantes en esos grupos de trabajo, y el PSC celebró el paso. El anuncio de la reactivación este lunes estaba telegrafiado.

Segunda reunión sin fecha

Sánchez también se ha mostrado dispuesto a mantener una segunda reunión, esta vez en la Generalitat, pasado el verano, como pretendía Torra, pero taodavía no hay fecha. A cambio, Calvo ha anunciado que el Gobierno asistirá en Barcelona al primer aniversario de los atentados del 17-A en la capital catalana y en Cambrils.

Por lo demás, nada nuevo bajo el sol. El presidente catalán ha planteado su demanda del derecho de autodeterminación y Sánchez, "con toda sinceridad", en palabras de Calvo, le ha respondido que eso no tiene cabida en la Constitución. Todo, también, como ya era de dominio público.

El encuentro ha arrancado con unos minutos de retraso sobre el horario previsto, las once y media de la mañana, y Torra le ha regalado a Sánchez dos libros, uno sobre el valle de Arán y otro con mapas de Cataluña desde la Edad Media, y una botella de ratafía, un licor típico catalán que se elabora a base de aguardiente y frutos y hierbas aromáticas. Hace 10 días, Torra, que participaba en una feria dedicada a la bebida, cantó las bondades de la misma: “La ratafía nos une, nos divierte y es de algún modo parte de nosotros”, dijo, y añadió: “Nos hace a todos un poco más fuertes como país”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad