Sindicatos y CEOE se dan hasta el lunes para pactar los convenios

stop

CONCERTACIÓN SOCIAL

Juan Rosell

01 de junio de 2011 (18:14 CET)

La negociación que se desarrolla para la reforma de los convenios se alargará hasta el lunes que viene para intentar acercar las posiciones que se han separado por ambas partes en los últimos dos días. Esta es una de las conclusiones de la reunión mantenida este miércoles entre los máximos líderes sindicales, Ignacio Fernández Toxo, de CCOO y Cándido Méndez de UGT, con el presidente de la patronal, CEOE, Juan Rosell.

El nuevo plazo se ha consensuado para intentar sacar la negociación de la encrucijada en la que se encuentra. El momento crítico para las conversaciones se produjo, según las fuentes consultadas en la reunión del pasado lunes. En ese encuentro afloraron diferencias entre las dos partes. Esas se plasmaban en sendos documentos: uno de la patronal, en el que se acentuaban algunas de las reivindicaciones más reclamadas por una parte de los empresarios y que en opinión de los sindicatos endurecían las propuestas sobre las que se trabajaba anteriormente. Esta posición de contundencia se vincula a un sector de la patronal madrileña CEIM.

El texto que presentó la patronal recogía por ejemplo, un tiempo de vigencia de seis meses para los convenios una vez expirada su vigencia (actualmente la vigencia es indefinida si no se renueva por un nuevo acuerdo, aspecto conocido como ultractividad). La propuesta empresarial indicaba que si pasados los seis meses no se conseguía una solución pactada o arbitrada, el convenio perdía su contenido y pasaba a aplicarse el acuerdo sectorial.

Estrategias


El documento de la CEOE se confrontó con otro que habrían presentado los sindicatos en el que también, según fuentes conocedoras de los contactos, su contenido habría variado respecto al acuerdo verbalmente tejido entre las dos partes. En esta ocasión, en la línea de mantener con pocas variaciones la situación actual respecto a las relaciones laborales. Esta posición, muy poco explicada porque los empresarios no han querido hacer comentarios al respecto, se interpretó como un intento de forzar un desacuerdo con la esperanza de que el Gobierno aplicase una solución poco agresiva con los intereses sindicales, forzado por la necesidad de recuperar popularidad que tiene el partido en el poder ante las próximas elecciones.

Por su parte, fuentes del Ejecutivo admitían que ante una falta de acuerdo una de las soluciones es legislar hasta el nivel alcanzado en las conversaciones anteriores entre patronal y sindicatos.

Declaraciones públicas

En esta tesitura es curioso observar como después de la reunión del lunes proliferaron las declaraciones sindicales sobre un cambio de posición fundamental por parte empresarial, sin obtener respuesta por los responsables de la patronal. “Ha sido una muestra de nuestra voluntad negociadora” dicen en CEOE

Ante la constatación de que con la aparición de los dos documentos antes citados se habían producido cambios inesperados en la negociación se decidió convocar la reunión de este miércoles para valorar si valía la pena seguir los contactos o oficializar la ruptura. Y la decisión ha sido seguir unos días más negociando.

La situación actual es que se mantiene el debate abierto sobre los grandes temas de la negociación . No obstante, una y otra parte consideran que difícilmente su oponente querrá cargar con los efectos de una ruptura en un momento en que España está bajo la mirada de los mercados que no cejan de reclamar un nuevo acuerdo sobre negociación colectiva que complemente las reformas realizadas hasta el momento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad