Societat Civil Catalana: "el independentismo ha fracasado"

stop

Cerca de 3.500 manifestantes protestaron contra las iniciativas soberanistas del nuevo Gobierno catalán

Manifestantes de la Societat Civil Catalana ante la sede del Gobierno catalán. / S.C.C.

en Barcelona, 31 de enero de 2016 (18:17 CET)

La organización Societat Civil Catalana realizó un acto en la plaza Sant Jaume, frente a la sede de la Generalitat de Cataluña, para protestar contra el proceso independentista.

Rodeados de banderas catalanas, españolas y algunas de la Unión Europea, los manifestantes –alrededor de 3.500 personas, según la Guardia Urbana- exhibían pancartas con consignas como "El proceso nos roba", "No al proceso, sí al progreso" o "No a la independencia, sí a la convivencia".

El PP y Ciudadanos apoyaron la manifestación: entre los asistentes, se podía ver al portavoz en el Parlament del Partido Popular Catalán, Enric Millo, y la diputada de Ciudadanos en el legislativo catalán, Susana Beltrán

"Han secuestrado las instituciones"

Durante el acto, Rafael Arenas, presidente de la entidad, ha señalado que los dirigentes independentistas "han secuestrado nuestras instituciones" y "continúan afirmando que llevarán a cabo sus planes" aunque "ahora ya es evidente que han fracasado en conseguir el apoyo social mayoritario de los catalanes pese a la propaganda y el partidismo de las instituciones".

Arenas ha exigido a los dirigentes independentistas que "devuelvan" las instituciones y símbolos comunes: "queremos tener una escuela no politizada y administraciones que trabajen por el interés común. En definitiva, queremos lo que ellos tantas veces han pedido: un país normal, un país democrático".

La independencia, un problema antes que una solución

El presidente de Societat Civil Catalana ha concluido su intervención indicando que: "Ha llegado la hora de no admitir más mentiras: la independencia no es una solución, sino un problema".

Por parte del vicepresidente de la entidad anti independentista, Joaquim Coll, pidió al nuevo presidente Carles Puigdemont y a los representantes del Gobierno catalán que "salgan de su engaño y sobre todo que dejen de engañar a sus propios votantes y al conjunto de la sociedad catalana".

Coll también recordó la iniciativa –luego rectificada- que se planteó en el pequeño municipio de Sant Hipòlit de Voltegrà, donde CDC instaba a no pagar a los políticos y funcionarios del Ayuntamiento que sean contrarios a las iniciativas independentistas.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad