Soria propone al Gobierno recurrir la decisión europea que condena al naval

stop

Quiere llevar ante el Tribunal de Justicia de la UE el reembolso de las bonificaciones fiscales del 'tax lease' desde 2007

19 de julio de 2013 (12:40 CET)

El ministro de Industria, José Manuel Soria (PP), propondrá al Consejo de Ministros de este viernes, mediante un informe, que el Gobierno recurra la decisión de la Comisión Europea que obliga al sector naval a devolver las bonificaciones fiscales recibidas al amparo del tax lease entre 2007 y 2011.

Bruselas ha decidido que, finalmente, sean únicamente los inversores, y no los armadores ni los astilleros los que se vean afectados por el reembolso de las ayudas. No obstante, Soria, así como los Ejecutivos de Galicia, Asturias y País Vasco, sostienen que la medida tocará de muerte al sector. Si los inversores dejan de financiar, la construcción de barcos se paralizará por completo, argumentan.

Argumentos jurídicos

En unas declaraciones en Valencia, el ministro reconoció que la decisión tomada esta semana por el Consejo de Comisarios de la CE sobre el tax lease es mejor que la que había anunciado el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, hace unos días. La propuesta del socialista pasaba por que los inversores reintegrasen las bonificaciones percibidas a partir de 2005.

Soria está decidido a recurrir la decisión ante el Tribunal Europeo. Insiste en que hay “argumentos jurídicos” más que suficientes para frenar la nueva normativa. “La decisión acertada es que no tenga que devolver ninguna cuantía más allá del momento en que se puso la denuncia contra este sistema (el tax lease español), en 2011”, asegura.

Grandes empresas afectadas

Entre los afectados por la devolución de las bonificaciones están grandes grupos empresariales españoles que durante la pasada década participaron en Agrupaciones de Interés Económico (AIE), con las que se beneficiaron de la arquitectura fiscal del tax lease. Esto les permitió generar bases imponibles negativas en sus Impuestos de Sociedades.

Inditex o El Corte Inglés son, según los astilleros, algunas de las empresas afectadas por la decisión europea y que están dispuestas a recurrir en los tribunales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad