El alcalde de Terrassa, el socialista Alfredo Vega (foto), ha llegado a un acuerdo con Mina para que esta compañía siga encargándose del servicio del agua. /FACEBOOK

Terrassa firma la paz en el conflicto del agua

stop

El Ayuntamiento de Terrassa y la compañía Mina sellan un acuerdo por el que esta última continuará prestando el servicio los próximos cinco años

Economía Digital

El alcalde de Terrassa, el socialista Alfredo Vega (foto), ha llegado a un acuerdo con Mina para que esta compañía siga encargándose del servicio del agua. /FACEBOOK

Barcelona, 27 de septiembre de 2018 (20:54 CET)

El Ayuntamiento de Terrassa, encabezado por el alcalde socialista Alfredo Vega, y la compañía de aguas Mina han cerrado un acuerdo por el que esta última continuará prestando el suministro en los próximos cinco años. El acuerdo acaba con un agrio conflicto por la titularidad de la gestión del agua. El consistorio y la compañía apuestan decididamente por la colaboración público-privada.

Los detalles del acuerdo se irán concretando en los próximos días, según informa el Ayuntamiento y la compañía en un comunicado. No obstante, garantizan la continuidad del servicio y el mantenimiento de todos los puestos de trabajo con las actuales condiciones laborales. Los trabajadores han sido los primeros en celebrarlo.

El conflicto se inicio a principios de la actual legislatura, cuando el entonces alcalde, Jordi Ballart, impulsó la municipalización del servicio del agua. Este dimitió a finales del año pasado porque el PSC apoyó la aplicación del artículo 155. También se dio de baja como militante del partido. Ballart intentó internalizar el servicio del agua que, desde hace 175 años, presta la compañía Mina Aigües de Terrassa, participada por Agbar.

El fracaso de Jordi Ballart

De la mano de Ballart, Terrassa se convirtió en la punta de lanza de los proyectos de remunicipalización en Cataluña al tratarse de la tercera ciudad más poblada. Ballart contó con la colaboración de la CUP y los Comuns. Incluso se constituyó la empresa pública Terrassa Cicle de l’Aigua para que, a partir del próximo año, se encargase de la gestión del servicio. La Generalitat advirtió de las irregularidades del proceso de remunicipalización.

Pese a que en un principio siguió con el proyecto de remunicipalización, el actual alcalde, Alfredo Vega, buscó un acuerdo que satisficiera a todas las partes. Así se garantizaba la continuidad del servicio y el Ayuntamiento se ahorraba posibles indemnizaciones millonarias como resultado de los pleitos por la suspensión de la concesión.

El Colegio de Abogados de Terrassa intermedió entre el consistorio y la concesionaria. Finalmente, casi por sorpresa, se selló el acuerdo. El Ayuntamiento y Mina se comprometen a explorar la colaboración público-privada. Mina colaborará con la empresa Cicle de l’Aigua, de titularidad municipal. El nuevo acuerdo entrará en vigor el próximo 10 de diciembre y tendrá una vigencia mínima de cinco años.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad