'The Economist' subraya la rebeldía del nuevo presidente de la Generalitat

stop

La publicación británica explica como, tras la salida de Artur Mas, se ha elegido a un sucesor, Carles Puigdemont, "más ideológicamente puro"

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat. / EFE

Barcelona, 14 de enero de 2016 (22:51 CET)

Cataluña tiene un nuevo presidente. Se llama Carles Puigdement y, según The Economist, es un rebelde. Pero no sólo eso. Puigdemont es un sucesor "más ideológicamente puro", refiriéndose a Artur Mas.

Para la publicación británica, la biblia del liberalismo, la rebeldía del nuevo líder catalán quedó muy clara en la toma de posesión de su nuevo cargo cuando no prometió fidelidad ni al Rey de España ni a la Constitución.

Según apunta este medio, Artur Mas estuvo cinco años como presidente, liderando una campaña por la independencia. Sin embargo, "era un centrista pro-empresarial que abrazó la causa independentista porque la política así lo exigía".

Ahora, tras su renuncia, el sucesor de Mas es un indepe de los de verdad. De aquellos que ya en 2013 se atrevía a citar a un periodista catalán ejecutado durante la dictadura de Francisco Franco asegurando que "los invasores serán expulsados ​​de Cataluña".

Convergentes Vs Cuperos

Puigdemont, al contrario que Mas, se ha ganado la confianza de la CUP. No obstante, tal y como subraya The Economist, algunos independentistas temen ahora que se les identifiquen con las ideas de la CUP, que representa un cambio radical en la política catalana.

La falta de acuerdo entre convergentes y los miembros de la CUP --en los días posteriores a las elecciones-- también preocupa.

Un Parlamento 'fracturado'

Ahora, Puigdement tendrá que trabajar en la hoja de ruta de los próximos 18 meses encaminada a lograr la independencia de Cataluña con un Gobierno central, de momento, liderado por el PP que no permitirá que la Constitución española se vea amenazada.

Los avances del independentismo, asegura The Economist, dependerán en gran parte de la respuesta del Ejecutivo central tras una elecciones generales, el pasado 20 de diciembre, que ha dejado un Parlamento "muy fracturado". De manera que, según concluye el medio, "Cataluña puede tener un nuevo presidente, pero la cuestión sobre la independencia no está ahora mucho más cerca de ser resuelta".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad