Pasqual Maragall, de pie en el Parlament, el día que acusó a CIU de "tener un problema" con el 3%, en el Parlament. EFE/Alberto Estévez

Torra activa ayudas a expresidentes (pero solo son para Maragall)

stop

La Generalitat se compromete garantizar el derecho a "vivir dignamente" de los expresidents pensando en la situación de Maragall, enfermo de alzheimer

Iván Vila

Economía Digital

Pasqual Maragall, de pie en el Parlament, el día que acusó a CIU de "tener un problema" con el 3%, en el Parlament. EFE/Alberto Estévez

Barcelona, 08 de enero de 2019 (16:24 CET)

El gobierno de la Generalitat ha acordado este martes activar más recursos al servicio de los expresidentes, pero ha subrayado que no se trata de ningún mecanismo para dotar de más herramientas o ayudas a Carles Puigdemont. De lo que se trata, aseguró, es de aumentar los mecanismos para apoyar a Pasqual Maragall, enfermo de alzheimer desde hace 13 años y en una fase muy avanzada de su enfermedad.

La consellera portavoz del ejecutivo de Quim Torra, Elsa Artadi, anunció la medida tras la reunión del consejo ejecutivo de este martes, la primera del año, y en la que se ha acordado autorizar a los distintos departamentos del gobierno catalán a "realizar las actuaciones que correspondan para garantizar a los expresidentes de la Generalitat la atención y el apoyo que necesiten y que les aseguren su derecho a vivir dignamente durante todas las etapas de su vida". 

La propia Artadi remarcó que aunque no se formalice como una medida ad hoc, se tomó atendiendo a la evolución de la enfermedad de Maragall y en ningún caso contemplando la situación de Puigdemont, instalado en Bélgica y sin posibilidad de volver a Cataluña en 20 años salvo que acepte ser detenido y procesado.

Maragall anunció que padecía alzheimer a finales de 2007, un año después de haber dejado la presidencia de la Generalitat. El expresident, que la semana que viene cumple 78 años, impulsó una fundación que lleva su nombre para investigar la enfermedad, y ya hace tiempo que lleva una vida alejada de los actos públicos.

Puigdemont, sin sueldo pero con empleados

Por lo que respecta a Puigdemont, Artadi reiteró que no le consta que haya solicitado el sueldo asignado a los expresidentes, requisito previo indispensable para cobrarlo. De hecho, hacerlo significaría admitir que está efectivamente suspendido como diputado -porque ese sueldo en incompatible con el ejercicio de otro cargo público-  cuando su formación política, Junts per Catalunya (JpC) lleva meses negándolo.

El caso, diga lo que diga JpC, es que Puigdemont no cobra sueldo de diputado desde que fue suspendido en julio por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. Por tanto, no está recibiendo ahora ningún salario público, aunque la Generalitat sí ha puesto tres personas asalariadas a su cargo: Josep Lluís Alay, responsable de la oficina del expresident; Joan Maria Piqué, coordinador internacional de comunicación de la Generalitat, y Jordi Finestres, encargado de organizar sus viajes, coordinar su agenda, seguir su correspondencia, elaborar comunicados y controlar el archivo de prensa.

Pujol renunció a las prerrogativas

La portavoz recordó que Jordi Pujol tampoco tiene ninguna de las prerrogativas previstas para los expresidentes, a las que reunció en 2014, después de revelar que había defraudado a Hacienda durante 34 años al esconderle un dinero ubicado en el extranjero.

Por su parte, el otro presidente de la Generalitat en el actual periodo democrático, José Montilla, tampoco cobra sueldo de expresident porque ya cobra una nómina como senador.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad