El presidente de la Generalitat, Quim Torra, rodeado de lazos amarillos en el Parlament. EFE/ Quique García
stop

Quim Torra paga 420.000 euros de dinero público por una embajada catalana en Estados Unidos a solo unos metros de distancia de la Casa Blanca

Economía Digital

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, rodeado de lazos amarillos en el Parlament. EFE/ Quique García

Madrid, 22 de marzo de 2019 (10:30 CET)

La Generatitat acaba de desembolsar 478.769 dólares de fondos públicos, unos 420.000 euros para poner otra vez en marcha su embajada en Estados Unidos, uno de los países prioritarios en su hoja de ruta hacia la independencia. La delegación se ubicará en un edificio de la famosa calle K de Washington, una de las más cotizadas de la capital norteamericana y a solo unos metros de distancia de la Casa Blanca.

La cantidad declarada como coste de la embajada en los primeros meses de funcionamiento supone el 60% de lo que gastó la antigua delegación de Nueva York en todo 2016. según publica El Confidencial. Así, la delegación ya ha gastado casi medio millón de dólares de los presupuestos autonómicos en pagar el alquiler de su nuevo espacio y otros gastos de funcionamiento.

La Generalitat ha aprovechado las dependencias que tenía en ese lugar un organismo público dedicado teóricamente al apoyo a la externalización de las empresas catalanas, el Catalonia Trade & Investment Office, que no llegó a ser clausurado por el 155.

La estrategia de internacionalización del 'procés' se frenó con la entrada en vigor del artículo 155, que provocó el cierre inmediato de la red diplomática de la Generalitat. Sin embargo, Quim Torra está recuperando esta red. Así, reabrió la oficina de Washington el pasado 16 de noviembre pero la embajada no se había inscrito oficialmente en el registro del Departamento de Justicia para Agentes Extranjeros (FARA) hasta el lunes.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, recurrió el pasado septiembre la apertura de esta y otras delegaciones de la Generalitat, pero los tribunales aún no se han pronunciado.

Gira por Estados Unidos

Torra aprovechó el pasado enero las gestiones sobre el terreno de la nueva embajada para cerrar encuentros con dirigentes republicanos y demócratas en una gira por Estados Unidos.

Un documento remitido por la delegación a las autoridades de Washington detalla que se reunió con el alcalde demócrata de Boise, capital de Idaho, David Bieter; con el senador por California Jerry Hill, también demócrata; con los congresistas del mismo partido Brad Schneider, John Garamendi y John Lewis, y con los congresistas republicanos Paul Cook y Mario Díaz-Balart.

Las reuniones tenían como objetivo reconducir las supuestamente interrumpidas relaciones entre Estados Unidos y Cataluña por el 155. Torra denunció que en España persisten las estructuras de poder del franquismo y pidió la mediación internacional para resolver la cuestión catalana, que consideró un problema de vulneración de los derechos humanos.

La Generalitat asegura que se presentaron más de 50 candidatos para liderar la nueva embajada en Washington

También dijo que los líderes del Govern juzgados en el Supremo son “presos políticos”. Según Torra, los dirigentes demócratas y republicanos con los que se había reunido habían mostrado una “total sintonía” con sus posiciones. 

En el viaje le acompañó la politóloga Victoria Alsina Burgués, seleccionada el pasado octubre por la Consejería de Asuntos Exteriores para liderar la nueva embajada en Washington tras un supuesto concurso oposición al que se presentaron, según la Generalitat, otros 56 candidatos.

Alsina ha sido profesora en las universidades de Harvard y Nueva York, pero en su elección también pesó el haber organizado dos conferencias sobre el 'procés' en suelo estadounidense en 2017.

La segunda en el organigrama es María Pilar Pérez Ordoño, conectada con los preparativos del 1-O. Ocupó hasta el 3 de agosto de 2017 el puesto de subdirectora general de Coordinación y Gestión de Programas del Departamento de Asuntos Exteriores que entonces encabezaba Raül Romeva, uno de los 12 dirigentes del Govern que se sientan estos días en el banquillo del Supremo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad