Trias carga contra la antigua gestión del Salón del Automóvil de Barcelona

stop

La institución habla de la "guerra" que se vivió contra Madrid para quedarse con la organización del certamen

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, junto al director general de Fira Barcelona, Agustín Cordón

Barcelona, 18 de diciembre de 2014 (14:07 CET)

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha cargado este jueves contra los responsables de organizar el Salón del Automóvil de Barcelona durante años. "Fira Barcelona durante años no hacía un buen trabajo", ha manifestado el primer edil de la ciudad ante la actual cúpula de la institución, que se ha reunido para presentar los resultados de 2014.

"Por suerte la administración cambió y se cedió la gestión a la sociedad civil", ha añadido Trias. Sus palabras han sorprendido a quienes le acompañaban en la mesa, que no han escondido su incomodidad ante estas declaraciones. "¡Supongo que se está refiriendo a los administradores de los 90¡, ¿no?", ha bromeado el director general de Fira, Agustín Cordón, en un intento de romper el hielo.

La misma cúpula desde 2004

Y es que los actuales directivos de Fira llevan ya unos años en sus cargos. El presidente del consejo de administración, José Luis Bonet, sustituyó a Jaume Tomàs al frente de la institución en julio de 2004. La liturgia de la institución manda que la propuesta formal la realice el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona. En ese momento la hizo Miquel Valls, que aún es el máximo responsable de esta institución.

De hecho, el propio Cordón lleva 10 años en la dirección ejecutiva de Fira. Tomó las riendas de la organización en septiembre de ese mismo ejercicio.

Guerra comercial con Madrid

Trias ha hecho estas declaraciones tras recordar que en 2015 Barcelona se ha quedado la organización del certamen automovilístico, el único de estas características que se celebra en España.

Cordón había admitido la existencia de "guerras comerciales" para imponerse a Madrid y quedarse con el contrato. Él mismo ha intentado suavizar sus palabras después: "No es una guerra como tal, es el mercado y existe la competencia". El alcalde de Barcelona no se ha mostrado muy satisfecho con la matización.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad