Una "mano inocente" provoca el giro político en Montcada y Reixac

stop

ELECCIONES MUNICIPALES 2015

Laura Campos, futura alcaldesa de Montcada i Reixac

en Barcelona, 03 de junio de 2015 (12:16 CET)

Laura Campos (IC-EU) será la futura alcaldesa de Montcada i Reixac. En la población vallesana todo el mundo lo da por hecho tras haberse conocido que un sorteo (la extracción de una papelito en una urna) ha decantado un concejal en litigio del lado de los ecosocialistas.

La candidatura de IC-EU, que lideraba Laura Campos, obtuvo exactamente el mismo número de votos que la lista de Ciutadans, que encabezaba Carmen Romero (que ha triplicado sus resultados electorales): 2.120

Ambos grupos tenían que disputarse un concejal que bailaba del lado de la izquierda alternativa o del centro izquierda (las apuestas situaban a Ciutadans y al PSC gobernando juntos si el partido de Albert Rivera se hacía con ese concejal).

Candidata emocionada

Una mano inocente sacó el boleto de IC-EU. Economía Digital se ha puesto en contacto con Laura Campos y las lágrimas que empañaban sus ojos, prácticamente, no la dejaban hablar.

La formación política a la que representa gobernó esta población metropolitana en los primeros comicios tras la transición.

Fue precisamente su padre, José María Campos Fernández, el alcalde de Montcada durante casi 20 años. Pero el Gobierno desgasta y en 1999, el PSC, de la mano del candidato Cesar Arrizabalaga, se hizo con las riendas del municipio, eso sí, con la ayuda de Convergència i Unió que pactó con él las principales líneas programáticas.

Montcada, un ciudad difícil de gobernar

Tras el escándalo del caso Mercurio, la sustituta de Arrizabalaga, María Elena Pérez, condenada por prevaricación, abandonó la carrera política y dejó a Montcada i Reixac frente a un nuevo escenario extremadamente variopinto e incierto. 

Hace un año, Campos no quería ser la candidata. Sus amigos le animaban. Insistían. Pero ella, se cerraba en banda. Su familia, conocedora de las enormes hipotecas que supone la dedicación y los sinsabores de un cargo público de estas características, trataban de disuadir a aquellos que intentaban convencer a Laura Campos para que diese un paso hacia a delante. Algo o alguien le convencieron.

A la candidata le van los retos

Esta mujer joven, de convicciones firmes, es de ese tipo de personas que no huyen a los retos. Los encara. Y, cuando finalmente los acepta, pone toda la carne en el asador. Se ha demostrado en esta campaña electoral. Se le ha podido ver y escuchar más y mejor que al más activo del resto de los candidatos.

Era como si esa mujer supiera o, al menos intuyera, que dependía de su esfuerzo y de su ilusión que los dioses del azar la premiasen con el saquito de suerte necesario para inclinar la balanza. Y la suerte le ha premiado.

Pacto a tres manos

Las lágrimas no esconden el enorme peso de la responsabilidad que sabe que va a recaer sobre sus espaldas con el añadido de que le tocará pactar con ERC y con Podemos y precisará el apoyo puntual del concejal obtenido por la CUP.

Esa es una difícil tarea para la gestión de un ayuntamiento acostumbrado a mayorías y para una futura alcaldesa en ciernes sin experiencia de Gobierno, y mucho menos, si éste es de coalición. Pero se trata de un reto. Y esta mujer llora, pero a la vez sonríe porque parece que se pasa la vida buscando desafíos para superarlos.

Ayuntamiento ultra deficitario

A Laura Campos le va a tocar administrar miseria. La miseria de un ayuntamiento casi en bancarrota y con una perspectiva de liquidez económica para afrontar los déficits sociales y estructurales del municipio nada halagüeña.

Hoy son lágrimas de felicidad las que recorren la cara aniñada de esta mujer, pero los que la conocen advierten de que no hay que llevarse a engaño: esas lágrimas de hoy, se volverán munición revolucionaria mañana.

Laura Campos levanta el puño, mientras su padre la observa con los ojos vidriosos y húmedos de quien ya planta canas y almacena pensamientos que sólo aquella familia puede entender. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad