El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, a la izquierda, tras declarar como investigado por sedición en relación al asedio a la Guardia Civil el 20-S. Foto: Efe

Uno de los presos soberanistas arremete contra Puigdemont y Junqueras

stop

El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, pide "nuevos liderazgos" en el mundo independentista: "No se puede gobernar desde la cárcel o el exilio"

Economía Digital

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, a la izquierda, tras declarar como investigado por sedición en relación al asedio a la Guardia Civil el 20-S. Foto: Efe

Barcelona, 16 de enero de 2019 (11:14 CET)

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha deslizado desde la prisión de Lledoners una crítica a Carles Puigdemont y Oriol Junqueras y también a sus formaciones —Junts per Catalunya (JpC) y el Pdecat, en el primer caso, y ERC, en el segundo—, a quienes advierte que "hacen falta nuevos liderazgos" porque "no se puede gobernar un país desde la prisión o el exilio, o no solo".

 La andanada de Cuixart apunta a la falta de nuevos jefes de filas en la Generalitat y el bloque independentista del Parlament que reemplacen a Puigdemont y Junqueras, el primero de los cuales, especialmente, se ha esforzado por no perder protagonismo a toda costa. Para ello ha contado con un sucesor al frente de la Generalitat, Quim Torra, que no duda en definirse como un "presidente vicario" a la espera de la restitución de su antecesor, y que acude a despachar con Puigdemont una vez al mes.

Nuevos líderes, una prioridad

Ahora, Cuixart, en una entrevista por escrito con Catalunya Ràdio, advierte que "hay que reorganizar los diferentes espacios del soberanismo y crear nuevos espacios de complicidad social, y hacen falta nuevos liderazgos que, obviamente, convivan con los existentes, es prioritario".

Es decir, el presidente de Òmnium entiende que ni el president ejerce el liderazgo que le corresponde por su cargo desde el Palau de la Generalitat ni tampoco están cogiendo las riendas de la situación en sus respectivas formaciones las caras visibles del Pdecat, JpC y ERC.

De hecho, a Cuixart le preguntan qué cree que significa aquello que dijo Torra de "no aceptar las sentencias si son condenatorias" y replica: "Se lo tendríais que preguntar al president".

El Pdecat está ahora presidido por David Bonvehí desde que en julio Puigdemont forzó la caída de Marta Pascal.

En ERC, la presidencia y la secretaria general siguen en manos Junqueras y de Marta Rovira, huida a Suiza, de modo que su principal líder y hombre fuerte en la Generalitat es el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonès, y JpC, que solo opera como grupo parlamentario, tiene como presidente a exlíder de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, también en prisión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad