Uno de los presuntos autores del atentado contra 'Charlie Hebdo' se entrega a la Policía

stop

Fuentes policiales aseguran que todavía no se han presentado cargos contra el joven sospechoso

Un grupo de personas enciende velas y deja ofrendas en solidaridad con las víctimas

Barcelona, 08 de enero de 2015 (08:55 CET)

El más joven de los sospechosos del atentado ejecutado este miércoles en la sede del semanario satírico francés Charlie Hebdo se ha entregado a la Policía a última hora de la noche, según ha informado el diario Le Parisien.

Se trataría de Hamyd Mourad, de 18 años. Presuntamente, él junto a los hermanos Saïd Kouachi (34 años) y Chérif Kouachi (32 años) asaltaron la redacción del diario galo justo en el momento en el que se celebraba la reunión más importante de la semana. Los tres hombres irrumpieron en el edificio abriendo fuego de forma indiscriminada contra los trabajadores a grito de "Alá es el más grande".

Mourad, del que la Policía no distribuyó ninguna fotografía, es cuñado de uno de los hermanos Kuachi.

Dos hermanos vigilados por la policía


Los hermanos Kouachi --ambos nacidos en Francia-- estaban en el punto de mira de la policía desde hacía tiempo. A Chérif, alias Abu Issen, le tenían controlado desde que en 2008 fue condenado a tres años de prisión por pertenecer a una célula de captación de presuntos yihadistas.

Fuentes policiales citadas por el periódico francés Le Monde ha afirmado que por el momento no se han presentado cargos contra el sospechoso, el cual se ha entregado en una comisaría de Charleville-Mezieres. "En su caso, se trata de simples verificaciones", han apuntado.

Condena internacional al acto terrorista


Los servicios franceses de inteligencia distribuyeron la relación de los supuestos terroristas a los países vecinos y han alertado a sus homólogos españoles ante la posibilidad de que los huidos hayan decidido tomar rumbo hacia la frontera española para esconderse.

Tras el asalto a la redacción, los terroristas huyeron dado lugar a tres tiroteos con la Gendarmería. En total, doce personas han muerto, la mayoría periodistas, y once han resultado heridas, cuatro de ellas graves. La comunidad internacional ha condenado de forma unánime lo que ha calificado como un atentado contra la libertad de expresión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad