Urdangarín se adjudicó 300.000 euros por crear una oficina ficticia

stop

EN 2004

El Duque de Palma, Iñaki Urdangarín

12 de diciembre de 2011 (11:21 CET)

Los escándalos por fraude, prevaricación y malversación de caudales públicos que están salpicando al yerno del Rey, Iñaki Urdangarín, son incesantes. El último episodio que relaciona al Duque de Palma con el Gobierno balear es su participación en 2004 en la promoción del equipo clicista Illes Balears del que cobró 300.000 euros por crear una “oficina del proyecto” que jamás vio la luz.

A través de su empresa Aizoon, propiedad que compartía hasta 2006 con su mujer la Infanta Cristina, la investigación que lleva el caso Palma Arena, ha encontrado indicios que relacionan la sociedad de Urdangarín con la creación de una oficina ficticia para el tutelaje comercial, mercadotecnia y seguimiento periodístico del equipo ciclista Banesto que patrocinó en 2004, por 18 millones de euros, el Ejecutivo balear que presidía Jaume Matas.

El trabajo, que se ofreció al Duque de Palma para hacer de intermediario en la operación, se realizó antes de que él y su socio Diego Torres se embolsaran 1,2 millones engrosando las facturas para celebrar el Foro Illes Balears 2005, según El País.

Sin embargo, hace siete años la Administración balear señaló que Urdangarín “no cobró ni un duro” por hacer de mediador para conseguir el patrocinio del equipo ciclista. Declaración que la investigación que lleva el caso cuestiona tras obtener documentación que confirma el pago de 125.000 euros y otros tres cobros de 58.000 euros al Instituto Nóos a través de la Fundación Illesport y el Instituto Balear de Turismo (Ibatur).

Perdón a la Casa Real


Las múltiples acusaciones por el presunto desvío de fondos públicos que han puesto en el punto de mira al yerno del Rey han conducido a Urdangarín a pedir públicamente perdón por el “grave perjuicio a la Corona” y a apartarse de la actividad institucional de la Familia Real.

Asimismo, la Casa Real ha decidido detallar, por primera vez, cada partida de gasto de los 8,4 millones de euros de su presupuesto anual. Cantidad que se vio reducida en un 5% en el último año respecto a los 8,9 millones de 2010 y que se congeló hace dos años.

A la espera de la decisión final

Dentro de dos meses, el juez que investiga la presunta implicación de Urdangarín y Torres en el caso Palma Arena detallará finalmente si el Duque de Palma está imputado por participar en negocios ilegales a través del Instituto Nóos del que fue presidente hasta 2006.

Su compañero, Diego Torres, lleva ya seis meses acusado de cometer falsedad documental, prevaricación, fraude a la Administración y malversación de 2,3 millones de fondos públicos. Por su parte, la Infanta Cristina se mantiene fuera del entramado tras considerar que no formaba parte “del círculo cerrado de toma de decisiones” de Nóos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad