Van Rompuy, un jarro de agua fría para el independentismo europeo

stop

El presidente del Consejo Europeo asegura que “nadie obtendrá nada del separatismo”

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy

04 de noviembre de 2012 (11:49 CET)

¿Pueden Catalunya, Escocia o Flandes ser nuevos estados de la UE si declaran su independencia sin pasar el proceso de adhesión habitual? Esta es la gran pregunta que puede determinar el éxito de los procesos soberanistas iniciados en estas regiones. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha lanzado este domingo un mensaje a la ciudadanía en el que deja claro que “nadie obtendrá nada del separatismo”.



Ha usado un tono mucho más ambiguo que el de su número dos, Viviane Reding, quien, a instancias de un eurodiputado del PP, dejó claro en una carta que la secesión supondría quedar automáticamente fuera de la UE. El presidente no es tan categórico en sus afirmaciones, ha optado por señalar que el “separatismo” es cosa del pasado y que “el mundo de hoy, guste o no guste, es globalizado”. Aunque muestra que la UE es contraria a los procesos independentistas.

Primer envite

La Comisión Europea tendrá que lidiar primero con el referéndum que se celebre en Escocia en otoño de 2014. Si no hay un cambio de timón importante, Van Rompuy seguirá liderando la Comisión.

"Tenemos muchos retos importantes que abordar y solo alcanzaremos el éxito si aunamos fuerzas, unificamos nuestras acciones y tomamos las mismas direcciones. La crisis financiera global nos está golpeando. El cambio climático está amenazando nuestro planeta. ¿Cómo puede ayudar el separatismo? La palabra del futuro es unión", zanja Van Rompuy.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad