Manuel Marchena, flanqueado por los magistrados Andrés Martínez Arrieta (izquierda) Y Juan Ramón Berdugo, en una de las sesiones del juicio del 'procés'. EFE/Emilio Naranjo
stop

El Supremo retoma el juicio del 1-O con las declaraciones de los guardias civiles que analizaron las cuentas de correo electrónico de los acusados

Economía Digital

Manuel Marchena, flanqueado por los magistrados Andrés Martínez Arrieta (izquierda) Y Juan Ramón Berdugo, en una de las sesiones del juicio del 'procés'. EFE/Emilio Naranjo

Madrid, 20 de marzo de 2019 (09:08 CET)

El juicio del 'procés' continúa este miércoles a las 9.30 de la mañana en su decimonovena jornada con la declaración de varios guardias civiles que analizaron las cuentas de correo electrónico de los acusados por el proceso independentista en Cataluña.

Estaba previsto que declararan el martes, pero tres de los guardias previstos no pudieron por falta de tiempo. Además, deberán participar también los siete agentes que ya estaban previstos para este miércoles. 

En la sesión del martes otros agentes del instituto armado comparecieron en el Tribunal Supremo. Uno de ellos, el guardia civil que lideró la comitiva encargada del registro efectuado en la sede del departamento de Acción Exterior ofreció un relato muy gráfico de la situación que se vivió a las puertas del edificio

Habló de "insultos", "amenazas", "lanzamientos de botellas" y "golpes" a los vehículos policiales que evacuaron a la secretaria judicial encargada del registro y al responsable del Área de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Xavier Puig Farré.

La comitiva se desplazó el 20-S por la mañana a la sede de Economía, ubicada en la Via Laietana de Barcelona, para detener a Puig Farré y registrar su despacho. Y, según el guardia civil, que comparecía como testigo en el juicio del procés,  una vez completado el registro, había en la puerta entre 200 y 300 personas y el ambiente se había ido crispando y era ya “muy agresivo”, de modo que de los cánticos iniciales se había pasado a los "insultos" y "las amenazas de muerte".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad