Zapatero deja en el aire la prórroga del Estado de Alarma

stop

El presidente afirma que la crisis con los controladores “no es un conflico laboral”, sino “un incumplimiento flagrante de las leyes y un desafío al orden democrático que se expresa en una ley aprobada por el Parlamento”

Zapatero, a punto de declarar en el Congreso

09 de diciembre de 2010 (14:03 CET)

La comparecencia del presidente, José Luís Rodríguez Zapatero, en el Congreso de los Diputados para detallar la actuación del Gobierno durante la crisis con los controladores aéreos ha terminado sin el gran anuncio que se esperaba: cuando se anulará el Estado de Alarma decretado el sábado pasado. “No vamos a estar en Estado de Alarma ni un día más ni un día menos de lo que necesiten los ciudadanos de este país para circular sin ser chantajeados por los controladores”, ha afirmado el presidente. Incluso ha reiterado que se pueda prorrogar el Decreto -una actuación que requiere el visto bueno de las Cortes- “en función del análisis” de la evolución del conflicto.

En cuanto a la medida histórica, Zapatero ha defendido que “genera tranquilidad a los ciudadanos porque saben que el Gobierno puede responder a una situación de chantaje”. Igualmente ha recalcado que a ningún trabajador se le puede “permitir usar ese poder exorbitante para parar todos los aviones” en una actitud “enormemente dañina” para la economia del país. Una vez más, ha afirmado que no se está juzgando “un conflicto laboral”, sino “un incumplimiento flagrante de las leyes y un desafío al orden democrático que se expresa en una ley aprobada por el Parlamento”.

El presidente ha puesto el acento sobre el hecho que los controladores nunca convocaron una huelga ordinária a pesar de haber trascendido que ya tenían alquilada una sala de reuniones en el hotel de Torrejón de Ardoz, un claro indicio del planeamiento de la acción. Además, ha pedido al Congreso que “evalúe” si la crisis provocada por un colectivo que quiere “aferrarse a sus privilegios” no es una situación “extraordinaria, excepcional e intolerable para el interés público”.

Más controladores y menos trabajo

A parte del tradicional intercambio de reproches con el jefe de la oposición, Mariano Rajoy (PP), sobre el supuesto conocimiento del Gobierno de una acción de los controladores, Zapatero ha dado a conocer los detalles de la situación laboral actual de este colectivo. Respecto a las horas trabajadas, frente a la ratio de 1.641 profesionales con los que contaba el sistema en 1999 realizando 766 operaciones anuales, actualmente hay 2.418 controladores haciendo 708 operaciones.

También se ha referido a la formación y ha insistido que es positivo “liberalizar” nuevos centros profesionales homologados. “El Gobierno intentará que el número de controladores se incremente, también el número de controladores disponibles del ámbito militar”, ha añadido dejando la puerta abierta a la sustitución de los profesionales díscolos.

Por otra parte, el presidente ha comentado que antes de la reforma los controladores trabajaban 1.200 horas que se cobrarban a precio normal y las extraordinarias, unas 600, se abonan al triple del precio de la hora normal. Precisamente el nuevo reglamento dibuja y distingue claramente el horario laboral y las hoars extraordinarias, que se limitan mucho.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad