ZP se compromete ante las grandes empresas a darse prisa con las reformas

stop

El Gobierno propone crear una Comisión Nacional de Competitividad formada por personas independientes de gran relieve económico para evaluar las mejoras que España logre en ese terreno

Reunión del Gobierno y el G-37

27 de noviembre de 2010 (17:04 CET)

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha comprometido con los responsables de las 37 principales empresas españolas a seguir con las reformas económicas estructurales y a llevarlas a la práctica "con la máxima celeridad posible".

En rueda una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, Zapatero calificó de "extraordinariamente útil y muy positiva" la reunión mantenida con los empresarios. "Hemos reforzado un compromiso por la estabilidad económica de España, por la recuperación".

Además, ha adelantado que volverá a convocarlos en un plazo de tiempo "razonable" de dos o tres meses para repasar los compromisos adquiridos en la reunión, "la determinación, la voluntad de unir esfuerzos, el liderazgo y la confianza" en el país.

Así, ha mostrado su "agradecimiento" y "satisfacción" a unas empresas con una facturación que supone el 40% del PIB y que emplean a cerca de un millón de personas, al tiempo que ha asegurado que la reunión ha supuesto "un gran paso" que seguro tendrá efectos en la confianza y credibilidad del país. "Hoy es un día en el que se ha fortalecido la confianza", ha indicado.

Austeridad, déficit y confianza

El presidente del Gobierno detalló que el compromiso del Ejecutivo se basa en tres pilares. El primero es con la austeridad, la reducción del déficit, "que se esta cumpliendo", y para lo que es fundamental incrementar la confianza de manera que todo el mundo pueda comprobar la determinación de España.

El segundo es acometer con celeridad el proceso de reforma del sistema financiero, y explicó que el sector se ha comprometido a que antes del 24 de diciembre esté culminado todo el proceso de fusión de las cajas, con la puesta en marcha de nuevas entidades.

Y el tercer pilar detallado por Zapatero es "seguir con las reformas estructurales y llevarlas a la práctica con la máxima celeridad posible" para cambiar el modelo económico para ganar el competitividad, el concepto "más compartido" en toda la mesa, según Zapatero. A su parecer, esto se traduce en exportar más y crear un marco "cada vez más favorable" para la inversión que son los dos "ejes" de la recuperación en España.

Personalidades de relieve

Entre los compromisos concretos, el jefe del Ejecutivo avanzó la creación de una Comisión Nacional de la Competitividad, independiente e integrada por "personalidades de relieve" del mundo económico, empresarial y social.

En cuanto a las reformas pendientes y en marcha, el presidente se ha referido a la del sistema energético, para la que quiere un "acuerdo estable" dada la importancia que tiene para la competitividad de la economía, y a la reforma laboral, que debe servir a los empresarios para favorecer la competitividad y el empleo a través de los mecanismos de flexibilidad interna.

Según Zapatero, los empresarios han puesto de manifiesto su intención de llevar a la práctica todas las reformas del Ejecutivo para favorecer e impulsar la inversión y ayudar a la mejora de la confianza y la recuperación el empleo.

Más convicción empresarial

Zapatero ha pedido también a los empresarios que defiendan las fortalezas de España, algo que, según indicó ya hacen "habitualmente", pero que en este contexto hay que hacer "con más convicción", puesto que tienen un compromiso "permanente" con la competitividad y la innovación de la economía española.

Ha recordado que, desde el inicio de la crisis, el Gobierno ha dialogado con las fuerzas políticas y ha logrado amplios consensos en algunos sectores, como el financiero, aunque quiere "insistir, reclamar, propiciar y favorecer" el mayor diálogo político y social. "Lo demandan y lo quieren los españoles y no va a faltar", ha indicado.

En este sentido, aseguró que impulsará el diálogo "al máximo", aunque el Gobierno está decidido a actuar "rápido" en las reformas y con determinación, tal y como hizo con las "duras medidas" anunciadas el pasado mes de mayo.

¿Decisiones o imágenes?

Sobre la posibilidad de que celebre una reunión concreta con el líder de la oposición, Mariano Rajoy, Zapatero ha dicho que estos encuentros son útiles si hay una voluntad de cooperación, por lo que reclamó al 'popular' esta disposición en las materias en las que actualmente dialogan, como las pensiones o la reforma energética.

"Son más importantes las decisiones que las imágenes. Son clave", ha señalado, tras asegurar que el Gobierno ejercerá su responsabilidad sin desviarse del rumbo establecido y preguntar a Rajoy si tiene alguna propuesta económica y voluntad de acuerdo . "Deseo que sí porque sería muy bueno para el país, para la confianza y la estabilidad económica", añadió.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad