Pujol ha reclamado su pensión como jubilado

stop

23 de octubre de 2014 (00:00 CET)

El ex President de la Generalitat Jordi Pujol es ya oficialmente pensionista y recibirá 14 pagas al año por un importe de unos 2.550 euros brutos cada una, tras renunciar a las prerrogativas como ex presidente pocos días después de confesar que ocultó una fortuna en el extranjero.

La Seguridad Social ha acordado cómo y en qué condiciones cobrará la pensión Jordi Pujol, de 84 años, tras la solicitud que presentó el fundador de CDC hace aproximadamente un mes.

14 pagas

Son catorce pagas anuales por un importe bruto de unos 2.550 euros, la máxima en el sistema de pensiones español, que resulta de los años cotizados y del importe de la cotización.

Pujol decidió solicitar el cobro de la pensión tras renunciar, de acuerdo con su sucesor y actual presidente catalán, Artur Mas, a los ingresos que percibía en su condición de expresident, una paga anual vitalicia de 86.400 euros que representaba el 60% del sueldo que tenía cuando presidía la Generalitat.

Jordi Pujol ha desempeñado cargos públicos desde 1977, primero como consejero del primer Govern provisional, diputado después en Madrid y presidente de la Generalitat desde 1980 hasta el 2003, por lo que la Seguridad Social considera que tiene derecho a pensión por los años cotizados.

Con la información oficial que consta hasta ahora en el Instituto Nacional de la Seguridad Social, Pujol no tendría derecho a recibir la pensión máxima porque solo figuran 20 años de cotización, entre 1983 y 2003, a pesar de que desde 1977 ocupó cargos públicos y desde 1980 presidió la Generalitat.

Esa trayectoria pública suma 27 años cotizados, insuficientes para obtener la pensión máxima (que exige 35), a no ser que pudiera acreditar también los años de cotización en Banca Catalana, que no figuran en la información que consta en la Seguridad Social.

La pensión vitalicia de 86.400 euros que ha recibido entre 2003 y julio de 2014 como expresidente de la Generalitat, en principio, no cotiza. Pero esos 11 años vacíos no le perjudicarán en el cómputo final porque la Seguridad Social ya ha resuelto que se contabilizará como si hubiera pedido la pensión el día de que dejó de ser presidente, en 2003.

La ley vigente entonces empleaba para calcular la prestación la base reguladora de los últimos 15 años antes de la jubilación, que en el caso de Pujol coinciden con su etapa como presidente. Esa base ha ido ampliándose año tras año desde entonces.
El importe de la prestación que le correspondería en 2003 se le revalorizará, además, con los incrementos de IPC aplicados a las pensiones en los últimos 11 años.

Pujol, con todo, no empezará a cobrar hasta que la Generalitat no envíe el certificado a la Seguridad Social, se cierre el cálculo y de la orden a la Tesorería para que haga el primer pago.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad