Range Rover Sport: Mejorando dos mundos

stop

La segunda generación del Range Rover Sport sigue siendo un espécimen único en el mercado, ya que ningún vehículo es capaz de mejorar su combinación de dinamismo en carretera y capacidad de avance “off-road”

Range Rover Sport

12 de septiembre de 2013 (11:35 CET)

El modelo más deportivo de la familia Range Rover ha sido un éxito desde su lanzamiento al mercado en 2006. Las 415.000 unidades vendidas hasta ahora en todo el mundo así lo demuestran. En esta recién llegada nueva generación, el Range Rover Sport mejora su rendimiento, tanto dentro como fuera del asfalto. Estéticamente, sintetiza las líneas nobles del gran Range Rover con las más dinámicas del exitoso y compacto Evoque. Y todo ello con un nivel de acabados excelso y un confort interior que pocos vehículos de su segmento son capaces de igualar.

Dieta y tecnología


Al igual que la última generación de su hermano mayor, el Range Rover, el Range Rover Sport ha sido sometido a una importante liposucción automovilística que le ha permitido reducir hasta 420 kg su peso. Esta importante pérdida de peso no sólo le permite aumentar su agilidad y dinamismo sobre asfalto, sino que aumenta sus cualidades todoterreno a la hora de afrontar dificultades como el barro, la nieve o la arena.

A nivel mecánico, el Range Rover Sport ofrece prestaciones excepcionales tanto en gasolina como en diésel. En el primer caso disponemos de un prodigioso V8 de 5.0 litros y 510 CV. Los bloques diésel son tres, con potencias de 258, 292 y 340 CV. Una de las principales novedades es la llegada del primer motor híbrido de Land Rover. Se trata de un bloque que combina el motor diésel SDV6 de 292 CV con un motor eléctrico de 35 kW, resultando una potencia conjunta de 340 CV. Y todo ello con un consumo de 6,4 l/100 km y sólo 169 g/km.

Por último, hay que destacar el arsenal tecnológico disponible en el Range Rover Sport. Entre sus equipamientos de vanguardia encontramos Sensor de Reconocimiento de Señales, Alerta de Cambio Involuntario de Carril y Sistema de Aparcamiento Automático en Batería, Control de Crucero Adaptativo con el Sistema de Seguridad de Baja Velocidad y Monitorización de Ángulo Muerto combinados con el Sensor de Aproximación de Vehículo, o la Detección de Tráfico Marcha Atrás. Mención especial para el sistema Land Rover InControl que permite amplias posibilidades de conectividad entre el vehículo y el smartphone de su propietario.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad