¿Deportista de élite, gran empresario? Malos tiempos para porfiar con Hacienda

stop

JUDICIAL

De izquierda a derecha, Leo Messi, Jordi Carulla, Emilio Cuatrecasas y Manuel Torreblanca | ED

26 de junio de 2013 (21:59 CET)

¿Es usted un sujeto tributario con residencia fiscal en la provincia de Barcelona? ¿Empresario de posibles? ¿Deportista de élite? Si la respuesta es positiva tiene algunos elementos adicionales para que la Agencia Tributaria ponga sus ojos inspectores sobre sus cuentas, pero también para que la investigación nazca de otro ámbito: la Fiscalía barcelonesa, donde un buen grupo de nuevos profesionales parecen haberle perdido el miedo a las cuestiones de fiscalidad. Actúan con probada diligencia en diferentes casos de corrupción y actividad delictiva.

De la Fiscalía de Barcelona, especialmente de la división de delitos económicos que lidera Francisco Bañeres, han nacido las causas judiciales contra la familia Carulla (propietaria de Agrolimen), contra el todopoderoso Emilio Cuatrecasas (abogado propietario del bufete más relevante en materia tributaria de España), contra Messi y su padre, pero también contra Fèlix Millet.

Hacienda descubre, el fiscal golpea

En la mayoría de los casos, según explican los fiscales, las causas las descubre la Agencia Tributaria (AEAT). Es allí donde los altos funcionarios de Hacienda detectan la poca propensión a cumplir con las obligaciones tributarias de algunos ciudadanos. Su perfil se repite: personas con altísimos ingresos a los que les cuesta entregar una parte de sus ganancias al erario y buscan fórmulas para minimizar ese coste. Un informe bien tejido de los especialistas de la AEAT acostumbra a ser suficiente para que la fiscalía le dé cuerpo jurídico y emprenda las acciones oportunas ante los jueces.

No siempre con suerte. En el llamado caso Carulla, que criminalizaba unas operaciones societarias de la familia que por haberse realizado en países con fiscalidades diferentes permitían un cierto ahorro fiscal, el juez de primera instancia no confió en los argumentos del ministerio fiscal y dio la razón a los hermanos Carulla. Hasta ayer, la perseverancia de Bañeres y su equipo es incuestionable. De ahí que hayan recurrido hasta la saciedad ante otras instancias judiciales seguros de que sus argumentos son suficientemente sólidos.

Una querella demoledora


La Audiencia Provincial reabrió el caso de los hermanos Carulla, dando la razón a los fiscales, el mismo día que la prensa daba cuenta de una nueva querella del ministerio público. La denuncia presentada en el juzgado de guardia es demoledora contra una de las principales fortunas de Catalunya, la formada por el matrimonio Manel Torreblanca y Liliana Godia.

La pareja, junto a Carmen Godia, hermana de Liliana, son accionistas históricos de Abertis la empresa de infraestructuras que está en la órbita de La Caixa. Abertis es una de esas empresas próximas a las utilities que genera dividendos para sus socios. Un buen porcentaje de acciones equivale, pues, a unos buenos ingresos anuales. Los Godia han utilizado sociedades para la tenencia de estas participaciones y de allí han utilizado fondos para sufragar la vida de una de las familias más acomodadas de la capital catalana. Para Hacienda eso son rendimientos en especie, para el matrimonio, no.

Optimización fiscal del siglo XXI


Hace años, Josep Piqué, aún en el siglo XX, el todavía presidente del Círculo de Economía y entonces ministro del gobierno de José María Aznar, puso de moda el concepto de optimización fiscal. Fue al descubrirse que su vivienda era propiedad de una sociedad y que el instrumento de financiación no era el habitual crédito hipotecario, sino un arrendamiento financiero.

Bañeres y su equipo de fiscales fueron los que pusieron en solfa el barco de Cuatrecasas, el abogado y presidente del bufete especializado en fiscalidad. Fue un duro golpe para la profesión. “Unos años antes, todos hubieran deseado trabajar en Cuatrecasas. Hoy hay fiscales y jueces que creen en su función de servicio público”, explica un jurista con amplía experiencia.

El barco de Cuatrecasas

La Fiscalía considera que las sociedades interpuestas por Cuatrecasas para eliminar gastos no atribuibles a sus empresas, las declaraciones de IVA consecuentes y la asignación de su majestuoso velero a una de ellas era prueba más que suficiente para procesar al letrado. El juez volvió a darle la razón al acusado, pero los fiscales siguen recurriendo, se sienten seguros y cómodos argumentalmente.

Si Lola Flores y Pedro Ruiz fueron el ejemplo tributario español del ministro socialista José Borrell, hoy Cristóbal Montoro también tiene algunos miembros del star system pululando a su alrededor. No por voluntad propia, sino más bien por la dedicación de algunos funcionarios públicos, creyentes de su condición de servants.

Sin miedo a las ‘celebrities’

Es el caso de Catalunya, donde desde los tiempos de Arantxa Sánchez Vicario no se había procesado ningún deportista de élite y mucho menos del Barça. Hoy, el que está en el ojo del huracán es su principal estrella. Por eso, nadie debe extrañarse de conocer cada vez más nombres de barceloneses a los que el Fisco les sigue dando repelús.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad