El supermercado de Amazon comenzará en España a finales de mes

stop

Amazon Fresh hará envíos ilimitados de comida y frescos con el pago de una suscripción anual

Un camión de Amazon Fresh en Estados Unidos.

Madrid , 15 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

El negocio del supermercado cambiará drásticamente a partir del próximo mes en España. Amazon prepara el lanzamiento inminente de Amazon Fresh, una iniciativa con la que espera robar mercado a Mercadona, Carrefour y los supermercados de El Corte Inglés.  

La multinacional de Jeff Bezos seguirá en España el modelo aplicado en Reino Unido, donde se asoció con la cadena Morrisons, la cuarta cadena de supermercado de ese país, según han confirmado dos grandes marcas de alimentación con presencia en toda España.  

La web de Amazon Fresh ya se encuentra disponible en versión beta y desarrollará algunos de los servicios que ya están disponibles con Amazon Prime Now, que permite comprar cualquier tipo de productos, incluidas algunas referencias de comida, en menos de 24 horas.    

España será el tercer país donde Amazon desarrolla su supermercado virtual. La multinacional, que ha retrasado el lanzamiento en España en dos ocasiones, trabaja en una decena de ciudades en los Estados Unidos y acaba de abrir su filial en Reino Unido. La empresa no confirmado ni desmentido la inminente inauguración y sólo se ha limitado a responder que las operaciones en España aún no están abiertas.  

Suscripción anual  

Amazon Fresh tendrá una suscripción anual que podría rondar los 150 euros y que dará derecho a recibir pedidos ilimitados durante todo el año, según han explicado fuentes cercanas a la multinacional estadounidense.  

Amazon deberá afinar la estrategia de distribución que será clave para el éxito del nuevo servicio. No habrán almacenes centralizados, sino que los envíos se harán desde las tiendas de uno o varios supermercados colaboradores, según ha podido saber este diario.  

Amazon busca entre las cadenas de supermercados locales un socio con el que replicar el modelo que despliega desde mediados del año pasado en el Reino Unido, de la mano de los supermercados Morrisons, la cuarta cadena de ese país.  

Los candidatos  

El líder del mercado, Mercadona, ha desechado la idea de ejecutar una fuerte inversión en esta materia. El presidente de la empresa, Juan Roig, ha asegurado que la venta por internet apenas supone el 1% de la facturación de la compañía, un dato con el que resta cierta importancia a su futuro competidor.  

"Perdemos entre 30 y 40 millones de euros al año, veo muy difícil hacer comercio electrónico. Creemos mucho en la realidad digital, estamos convencidos de que la informática es muy buena pero hay cosas que hasta hoy no hemos sabido hacer rentable", explicó Juan Roig en la presentación de los resultados de la compañía.

Descartada Mercadona, como socio, Amazon deberá decidir entre DIA, Carrefour o El Corte Inglés para lograr las alianzas de distribución. DIA, el segundo del mercado, con una cuota del 9%, parece bien posicionado.  

La comida, en bolsas térmicas  

Los productos frescos no se distribuirán en camiones con grandes cámaras frigoríficas sino en coches regulares con bolsas térmicas. Uno de los miedos más íntimos de Amazon es que sus aliados locales no sean capaces de atender los picos de demanda imprevisibles que pueda ocasionar una avalancha de pedidos por Internet.  

De hecho, desde Reino Unido, donde Amazon apenas comienza a afinar la logística, ya ha habido roturas de stock, es decir, no se ha podido entregar a tiempo todos los productos solicitados por el cliente.  

Amazon Fresh contará con "miles de referencias de más de un centenar de fabricantes" durante sus primeros días de recorrido. Algunas de las marcas aseguradas son Nestlé, Kraft, Coca-Cola, Pringles, Cola-Cao, Carbonell, Kellogg's, Cuétara, Gallina Blanca y Knorr.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad