Fotomatón Barcelona, el nuevo invitado de los grandes eventos

stop

La firma capitaneada por Víctor Arribas se ha colado en más de 80 fiestas en un año

Víctor Arribas, creador de Fotomatón Barcelona

07 de mayo de 2014 (20:59 CET)

Grandes eventos, fiestas familiares, acontecimientos especiales... Cualquier celebración es motivo de risas, encuentros inesperados, largas charlas e incluso, depende del acto, un buen momento para hacer negocios y ¿por qué no inmortalizar estos recuerdos con una foto? Así es como Fotomatón Barcelona se ha colado en más de 80 fiestas en un año.

El nuevo invitado de los grandes eventos es alto, fuerte, personalizable y de calidad. El fotomatón que ha diseñado y construido el joven Víctor Arribas a sus 27 años es, además, un producto 100% made in Spain. “Llevaba un año buscando trabajo y uno de mis hobbies es la fotografía. Una amiga me pidió que le ayudara a buscar un fotomatón para una boda y entonces me di cuenta de que era un servicio muy caro. Como soy diseñador industrial e ingeniero de materiales pensé en hacer uno con mis propias manos y así empezó todo”, explica Arribas.

Su primer gran evento, en abril de 2013, fue la presentación de la nueva colección de la firma Bugaboo y, desde entonces, varias son las compañías que han requerido sus servicios como Louis Vuitton, Nike, RACC, Vodafone o Intel.

Reducir los costes y mejorar la calidad del servicio

Cuando empezó Arribas a adentrarse en el sector, los precios para un evento de tres horas rondaban los 800 euros más IVA. Él consiguió abaratar el servicio por debajo de los 500 euros.

Este emprendedor catalán comenzó a mejorar los anteriores productos. “Me di cuenta de que los que incorporaban una silla eran muy incómodos y que requerían de un mayor dinamismo. Así que quité el asiento y sustituí la típica webcam de baja calidad por una cámara reflex y con flash. Puse sólo tres botones para que su uso fuera muy sencillo y con opción de foto en color o en blanco y negro”, matiza.

800 fotos diferentes

Con la ayuda de su padre, este joven construyó el primer fotomatón más ligero, moderno y mejorado. De momento, ya ha realizado tres versiones distintas incorporando, cada vez, nuevos servicios.

“En tres horas se pueden hacer aproximadamente 800 fotos diferentes. El ritmo es caótico”, señala Arribas. Fotomatón Barcelona cuenta ahora con seis máquinas para cubrir distintos actos en una misma noche y el objetivo de cara a este año es el de continuar desarrollando nuevas aplicaciones relacionadas con el móvil.

Con todo, la compañía ya tiene confirmados otros 70 actos este año y la idea es acabar 2014 con 150 eventos. “Se trata de un producto bueno y sencillo. Esas son las claves del éxito”, concluye satisfecho el joven empresario y emprendedor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad