La extraña fusión de una ex filial de Asepeyo con una eléctrica

stop

La empresa energética Audax inicia la reestructuración de Aspy Prevención, con la unificación de la sede y algunos servicios

Una jornada sobre prevención celebrada por Aspy Prevención

Barcelona, 14 de julio de 2016 (01:00 CET)

La obligación de las mutuas de vender sus sociedades de prevención ha dado un vuelco al mercado y ha creado extrañas alianzas. Por ejemplo, ha convertido al grupo Quirón en un gigante del sector, tras la compra de cuatro empresas de prevención, la más importante de ellas Fremap. Otro ejemplo, la segunda del sector, Aspy, ha terminado en manos de una eléctrica y ha iniciado una reestructuración, con una unificación de servicios que alarma a los sindicatos.

Asepeyo vendió hace un año su filial Aspy Prevención a un grupo de ex directivos y al fondo Capital Value, liderado por Pablo Garriga. Pero seis meses después vendieron una participación mayoritaria al grupo energético Audax, mientras que Garriga se ha quedado como socio minoritario.

Audax Energía tomó la mayoría de Aspy en enero y desde entonces ha ido cogiendo el control de su gestión. Como parte de su plan de negocio, han unificado las oficinas en la sede de la comercializadora energética, en Badalona, y ahora planean concentrar algunos servicios, lo que ha puesto en alerta a los sindicatos.

Temor a un ERE    

Fuentes de CCOO y UGT han denunciado que Aspy está haciendo una reestructuración y quiere centralizar su call center en Badalona, junto con el de Audax, algo que la empresa ha confirmado. Esta unificación generará un excedente de plantilla, por lo que la empresa ha puesto sobre la mesa la posibilidad de presentar un ERE.

Por ahora no se ha presentado, pero ambas partes están en conversaciones y los sindicatos temen que el expediente de regulación se pueda presentar en las próximas reuniones sobre los cambios en la empresa de prevención.  

Más enfocada al cliente    

Eduard Romeu, director corporativo del grupo Audax, ha admitido que la empresa energética está sometiendo a Aspy a una profunda reestructuración. "Vimos que era una sociedad muy poco enfocada al cliente, con un funcionamiento en ocasiones muy funcionarial, y eso es lo que queremos cambiar", argumenta.

Por ello, ha iniciado cambios de horarios en la atención al público en los centros para pruebas y analíticas, adelantando las citas, una atención telefónica más amplia, etc. Además, para ahorrar costes, han centralizado sus call center de Aspy con los de Audax, en Badalona y en Madrid. Matiza, sin embargo, que no serán las mismas personas las que atenderán a los clientes de la eléctrica y a los de la sociedad de prevención.

Reciclaje o salida    

Estos cambios generarán un excedente de plantilla, según reconoce Romeu. No obstante, asegura que no tiene por qué terminar en despidos: "Queremos un enfoque más comercial", explica, por lo que las personas que no tengan lugar en el call center, intentaran que pasen al área comercial.

"Nuestra intención es reciclar al máximo de personas posible, que estén alineadas con nuestra filosofía", sigue Romeu, pero "siempre hay gente que no quiere hacer el cambio o no se siente cómoda en la empresa", a las que abre la puerta. "El ERE no está sobre la mesa", asegura, "pero no se puede descartar".
   
El directivo de Audax explica que están en negociaciones con los representantes de la plantilla "para conseguir que la gente se adapte al mercado real". Es decir, para pactar los cambios de horarios, de oficinas y de funciones, aunque matiza que éstos sólo afectan a administrativos y comerciales, no a personal médico.

Aspy es la segunda mayor sociedad de prevención de España con una facturación de unos 68 millones de euros, unos 1.100 trabajadores y más de 200 delegaciones y centros asociados. Audax energía tiene una facturación de 487 millones y compró la sociedad de prevención para diversificar su negocio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad