La contratación indefinida languidece y desacredita la reforma laboral del Gobierno

stop

UN 14% MENOS

Parados haciendo cola en la oficina de empleo

04 de octubre de 2011 (11:45 CET)

Mes a mes se constata el fracaso de la reforma laboral del Gobierno, cuyo objetivo era impulsar la contratación indefinida por la vía de reducir el coste para el empresario a la hora de rescindir un contrato de este tipo. Desde que entró en vigor, la tasa de contratos indefinidos sobre el total de la contratación muestra una continúa línea descendente.

Por ejemplo, si analizamos los datos del pasado mes de septiembre conocidos hoy vemos que se registraron un total de 1.393.728 contratos, un 0,2% más que en igual mes de 2010. Pero sólo el 7,51% del total de los contratos, es decir 104.716 contratos, fueron de carácter indefinido, un 14,2% menos qu el mismo mes del año anterior.

Antes de ponerse en marcha la reforma, la tasa de contratación indefinida en España rondaba el 10% sobre el total de los contratos. En septiembre se efectuaron 10.788 contratos formativos y el resto, 1.278.224, eran otro tipo de contratos temporales, de los que el 30,07% eran de obra o servicio y el 24,21% estaban suscritos bajo la modalidad de eventuales por circunstancias de la producción.

Más contratos temporales que indefinidos

En serie acumulada, se constata como crece de forma relativa la contratación temporal pero no así la indefinida. En los primeros nueve meses de 2011 se han realizado 10.755.136 contratos temporales, lo que supone 131.370 más (1,24%) que en igual periodo del año anterior. Por su parte, hasta septiembre se han realizado 863.301 contratos indefinidos, lo que representa una disminución de 45.189 (-4,97%) sobre el mismo periodo acumulado del año 2010.

Es cierto que la coyuntura económica, marcada por una incertidumbre creciente, recorte de la inversión pública y graves problemas de financiación para las empresas, no ha ayudado a incentivar ese tipo de contratación, pero también que el contenido de la reforma no ha acabado de convencer a los empleadores ni a los representantes de los trabajadores. Lo manifestaron en su momento la CEOE, los sindicatos y algunos partidos de la oposición.

También el Banco de España alertaba sobre esta clara tendencia del mercado laboral español en uno de sus informes de mediados de año.

Constatada esta decepcionante evolución de la contratación indefinida, este mismo verano, el Gobierno asumía la escasa eficacia de la nueva legislación y aplicaba una reforma sobre la reforma para permitir, hasta el año 2013, el encadenamiento de varios contratos temporales, eximiendo por tanto de la exigencia de convertir en fijos a aquellos empleados que llevaran dos años sucesivos contratados de forma temporal por una empresa.

Reducción de las prestaciones por desempleo


La extensión y la dureza de la crisis se empiezan también a reflejar en el nivel de cobertura con prestaciones a los parados. En septiembre de este año recibían algún tipo de prestación 2,78 millones de personas, sobre un total de desempleados de 4,22 millones.

En cuanto al gasto total por esas prestaciones, se situaron en 2.456,5 millones de euros el pasado mes de agosto, lo que representa un descenso del 5,78% respecto a igual mes de 2010, según los datos difundidos este martes por el Ministerio de Trabajo e Inmigración. El gasto medio mensual por beneficiario, incluidas las cotizaciones a la Seguridad Social y excluyendo el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, se situó en 906,8 euros, lo que supone un aumento de 3,9 euros ( 1,6%) sobre el mismo mes del año anterior.

La cuantía media bruta de la prestación contributiva percibida por beneficiario alcanzó en agosto los 838,9 euros, con un repunte de 8,3 euros sobre el mismo mes de 2010 ( 1%). Los datos de prestaciones siempre van con un mes de retraso respecto a las cifras de paro. Por eso, Trabajo ha publicado este martes las cifras del gasto en desempleo de agosto de 2011 y los datos de paro de septiembre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad