La descoordinación de Renfe y Adif fuerza al Gobierno a unificar su supervisión

stop

INFRAESTRUCTURAS

Un tren AVE de Renfe

19 de enero de 2012 (19:22 CET)

La ministra de Fomento, Ana Pastor, quiere acabar con la endémica descoordinación entre Renfe, el operador ferroviario estatal, y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), el ente que gestiona la infraestructura por la que circulan los trenes de la operadora.

Esta disfunción en la relación de una y otra entidad se ha agudizado incluso en los últimos tiempos con la convivencia en la presidencia de Renfe de Teófilo Serrano y de Antonio González en la de Adif, o al menos esa es la sensación que tiene el nuevo equipo que dirige el Ministerio, según fuentes solventes.

Estos problemas de descoordinación, teñidos también de un trasfondo de rivalidad, provocan desajustes, merma de la calidad del servicio y pérdidas de eficiencia en el funcionamiento de ambas organizaciones, añaden esas fuentes.

La ministra del ramo ha trasladado su preocupación por estas fricciones a las cúpulas de los principales sindicatos representativos del sector en la reciente reunión que mantuvieron con motivo de la huelga que estaba previsto realizar en el sector y que finalmente fue desconvocada, según fuentes solventes. También ha trascendido esa visión negativa del Ministerio dentro de las propias organizaciones directivas de Renfe y Adif.

Las posibles soluciones

Encima de la mesa del Ministerio se plantea varias soluciones: unificar la dependencia de ambas entidades de la misma secretaría general, modificando el estatus actual, en el que cada entidad dependa de una distinta.
 
Otra alternativa es crear una nueva estructura orgánica en el Ministerio que las coordine. La dependencia conjunta de la actual  dirección general de ferrocarriles sería una tercera alternativa pero cuenta en estos momentos con bastantes menos posibilidades de llevarse a cabo que las otras dos soluciones. El Ministerio ha declinado comentar a este diario la situación del conflicto y sus planes en esta materia.

En ningún caso se plantea la reunificación de Renfe operadora y Adif, que hasta hace unos años eran una sola entidad de la cual se segregaron ambas. La liberalización de estos servicios requiere que la infraestructura esté gestionada por una entidad neutral que garantice la igualdad de acceso a la red de eventuales nuevos operadores.

Liberalización

El PP se ha marcado como una de sus prioridades la liberalización de los servicios en general y en particular del transporte ferroviario. En este escenario es esencial el buen funcionamiento de un administrador de infraestructuras neutral y eficiente que no disuada a los actores entrantes.

De momento, este viernes se designará previsiblemente a los nuevos presidentes de ambas entidades, una decisión en la que la ministra tendrá muy presente las disfunciones actuales, con lo cual es muy posible que busque personas que puedan garantizar una coordinación fluida de sus actividades.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad