Los recortes públicos desatan una ola de quiebras en el tercer sector

stop

SOCIEDAD

Dos cooperantes coordinan el envío de ayuda humanitaria a Haití.

08 de marzo de 2014 (19:57 CET)

Sin subvenciones, poco pueden hacer. Tras la caída masiva de empresas de todo tipo, ha llegado el turno para las entidades sin ánimo de lucro. Los juzgados mercantiles se llenan de concursos de acreedores de asociaciones y federaciones que, asfixiados por los recortes y retrasos de subvenciones, han tenido que declararse en concurso de acreedores.

Las asociaciones y federaciones sufren una situación límite. La asociación de exalumnos de la Universidad Autónoma de Madrid no pudo hacer frente a sus obligaciones y ha entrado en fase de liquidación.

Deudas inasumibles

Otra de las entidades afectadas es la Federación Nacional de Alcohólicos Rehabilitados que declaró el concurso de acreedores hace pocos meses. En la misma situación se encuentra la Federación Española de Espeleología que confía en superar el concurso, según explica en su web.

Casi todas las asociaciones y federaciones arrastran pequeñas deudas, entorno a los 100.000 euros, pero la caída de miembros y la falta de subvenciones les abocan al concurso y a la liquidación.

La misma situación tuvieron que afrontar el año pasado la Federación de Agencias de Viajes, Feaav, y la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes, Aedave, pero por motivos distintos. Las entidades fueron acusadas por la Comisión Nacional de la Competencia por prácticas desleales. La Federación de Agencias de Viajes no pudo asumir la multa de 1,6 millones y Aedave se encontró con la misma situación al recibir una sanción de 1,2 millones de euros por no vender productos de algunos tour operadores.

ONG al límite


Las ONG también afrontan una situación cercana al concurso. El 99% de las entidades con ayudas al desarrollo sufrió un recorte de subvenciones el año pasado, según una encuesta de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo.

Las ONG de Catalunya esperan que la Generalitat les asuma las deudas de siete millones de euros por subvenciones concedidas pero no pagadas desde el 2010. El gobierno catalán ha suspendido las nuevas concesiones desde 2012, lo que ha obligado a las entidades a ejecutar despidos, ERE y procesos de fusión. Intermón emprendió el ERE más grande del sector con 80 despidos.

Acción Contra el Hambre se ha unido con la Fundación Luis Vives y Educación sin Fronteras con Intervida. “Éramos tres federaciones de Derechos Humanos, Desarrollo y Paz y nos hemos tenido que fusionar en una sola. De 13 empleados hemos pasado a siete. Es lo que hacen la mayoría de ONG. Reducen su actividad al mínimo, aunque sea de forma testimonial, antes de ir a concurso de acreedores o a la liquidación”, Montse Santolino, portavoz de la Federació Catalana d’ONG.

Ayuntamientos sin recursos

En Andalucía, algunas ONG han llevado hasta la Defensoría del Pueblo los casos de ayuntamientos que mantienen una deuda con las asociaciones. Las entidades estiman que los gobiernos locales han recortado el 70% las ayudas. Algunos de ellos como el de Córdoba estudian desechar la competencia de ayuda al desarrollo, un área que quieren dejar en manos de las autonomías.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad