Sociedad abierta

El dinero no da la felicidad (o por qué tu móvil te hace infeliz)

Químicamente, la tecnología produce dopamina, que nos puede complacer, pero la felicidad (serotonina) tiene que llegar de otro lado