Sólo con rebajas del 30% se venden las viviendas

stop

Alertan que a partir del año próximo las entidades de crédito acumularán aún más inmuebles sin colocar

21 de noviembre de 2010 (11:11 CET)

Uno de los elementos económicos claves es saber hasta donde pueden seguir bajando los precios de las viviendas. Una respuesta son las estadísticas, pero no se ponen de acuerdo. Un segundo elemento es saber cuales son las que efectivamente se venden.

La respuesta a la segunda pregunta es que las viviendas que se venden hoy en España son activos sin problemas de estado o situación, que ofrecen descuentos de al menos un 30% desde los máximos de 2008 (2.100 euros el metro cuadrado), según expertos participantes en un foro organizado por el portal idealista.com.
Para estos analistas, "aunque hace años dicha cifra de desplome habría sido calificada de locura, ahora los que están cerca del mercado hablan de ella y la asumen con una gran normalidad".

Esta tendencia podría acentuarse en 2011, sobre todo por factores que afectan a la banca, según se incidió en la mesa redonda "Quo vadis, vivienda?", celebrada el pasado jueves, señala una nota emitida por idealista.com.
A partir del año próximo las entidades tendrán cada vez más viviendas, tanto por el crecimiento de los embargos como porque en 2011 finalizan muchas refinanciaciones pactadas con promotores.

En paralelo, el Banco de España ha cambiado sus provisiones para que bancos y cajas se deshagan de las viviendas que tienen disponibles, dentro del proceso de reestructuración y "limpieza" del sistema financiero español.

De momento la mayoría ha optado por preservar los fondos propios intentando no sacarse de encima activos inmobiliarios con pérdidas, y generar la liquidez que necesitan vía captación de depósitos o financiación barata del Banco Central Europeo.

Sin embargo, "para algunas entidades, que se han dado cuenta de que probablemente es mejor sacar ahora la mayor parte de activos que tienen en balance que seguir esperando y aplazando el problema, la situación puede empezar a cambiar".

Además, la banca se está empezando a dar cuenta de que los activos inmobiliarios "están vivos" y "piden comer", ya que las promociones se deterioran con el paso del tiempo (hay vandalismo, se cobran impuestos y hay que hacer provisiones).

También se comentó que los pisos que están terminados se podrán vender antes o después, pero el gran problema que afrontan los bancos son los suelos adquiridos de las promotoras a precios desorbitados, algunos de ellos sin ningún tipo de futuro ya que no hay demanda para desarrollar planes de urbanismo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad