Apple triunfa con sus apps mientras pisa el freno con los iPhones

stop

La compañía bate récords de ventas en su App Store, pero se ve obligada a recortar la producción de sus nuevos 'smartphones' ante un exceso de oferta

La Apple Store de Palo Alto, California

Portland (EEUU), 06 de enero de 2016 (21:00 CET)

¿Qué le está pasando a Apple? Desde hace tiempo, se especula con una bajada del suflé de la compañía de la manzana mordida. Pero los últimos resultados económicos animaron los peores presagios.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce en Apple. De ser así, la compañía no tendría que verse obligada a reducir la producción de sus últimos modelos de iPhone --el 6S y el 6S Plus-- ¡en un 30%!

Más de 1.000 millones en aplicaciones

Pero, a pesar de existir un exceso de oferta que supera la demanda, algunas cosas sí que funcionan en Apple. Es el caso de las aplicaciones. La firma ha sacado pecho este miércoles de conseguir unos ingresos por valor de 1.100 millones de dólares --1.019 millones de euros-- por la venta de apps estas Navidades en apenas dos semanas, hasta el pasado 3 de enero.

En concreto, Apple asegura que el primer día de este 2016 fue el mejor de la historia de la App Store con compras que superaron los 144 millones de dólares --133 millones de euros--. Esto significa que, aunque no se compran tantos iPhone como antes, los usuarios que ya tienen uno (o bien un iPad, un Mac o un Apple Watch) sí que compran aplicaciones para jugar, relacionarse con otras personas o, simplemente, entretenerse en su tiempo libre.

Por ello, el pasado año no fue nada malo. La compañía facturó por la venta de apps 20.000 millones de dólares --18.500 millones de euros-- durante 2015. De este modo, Apple subraya la labor de sus desarrolladores e ingenieros que intentan mejorar las experiencias de los usuarios con nuevas aplicaciones que, además de funcionales, sean entretenidas, amenas y divertidas.

Demasiado stock

Y mientras la App Store es una de las gallinas de los huevos de oro de esta firma, los nuevos iPhone podrían convertirse en todo lo contrario.

El stock de los iPhone 6S y 6S Plus se acumula en las tiendas y, gracias al recorte de la producción, los distribuidores podrán utilizar las existencias con las que ya cuentan durante este primer trimestre.

Después, se espera, que el gigante tecnológico vuelva a los ritmos habituales de producción. Pero, quién sabe, a lo mejor el mercado sigue sin absorber toda la oferta. Según apuntan algunos analistas, Apple se enfrenta al nivel de demanda más bajo desde que lanzó el 6S y si las cosas no cambian, la firma deberá reaccionar rápidamente ante esta situación que tanto preocupa a los inversores y que se materializa en el valor, a la baja, de las acciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad