Fotografía: Saffu en Unsplash
stop

Los dones 'cazadores de drones' se utilizan para combatir el uso irresponsable de los drones recreativos, y también las amenazas terroristas

Madrid, 25 de abril de 2019 (13:56 CET)

Provisto de una red como las de pesca, el Drone Hunter de la compañía de seguridad aérea Fortem Technology está diseñado para proteger los espacios aéreos restringidos interceptando el vuelo de pequeños drones y vehículos aéreos no tripulados (UAV) multirrotor.

El dron de Fortem inicia el vuelo de forma autónoma cuando se detecta la intrusión de un vehículo aéreo no tripulado en un espacio protegido o en el que, por razones de seguridad, no está permitido volar drones; es el caso, por ejemplo, del perímetro de exclusión delimitado alrededor de un aeropuerto.

Cuando las maniobras disuasorias del Drone Hunter para que el dron intruso abandone la zona restringida fracasan, el dron de vigilancia de Fortem inicia la caza: persigue al dron para situarse a la distancia adecuada, algo menos de diez metros, y dispara la red que sale propulsada a unos 130 kilómetros por Horta y con la cual captura al intruso en pleno vuelo, para evitar que caiga al suelo.

En caso de que haya varios drones volando simultáneamente, el  Dronehunter puede soltar el dron capturado con la red en lugar seguro y volver a la caza para capturar más drones, sin tener que aterrizar, explican desde Fortem.

Este método para cazar drones funciona, según Digital Trends: los Drone Hunter de Fortem han cazado hasta ahora más de 3.100 drones, con un porcentaje de éxito que supera el 85%.

Drones comerciales baratos convertidos en armas mortales

La compañía asegura actualmente ya no se trata solo de capturar drones de recreo manejados por personas irresponsables: los drones asequibles de consumo, con un precio en tiendas online de entre 200 y 300 euros, son relativamente fácil de convertir en armas.

Hace no mucho y según el gobierno venezolano, supuestamente se utilizaron drones cargados con explosivos para atentar con el presidente Nicolás Maduro.

"Maduro sobrevivió al ataque pero hubo siete soldados heridos, y el ataque en una plaza pública llena de gente evidenció el potencial mortal de una tecnología que es barata, popular y fácil de operar," dice Timothy Bean, CEO de Fortem. "Las fuerzas del orden comprenden la necesidad de proteger el espacio aéreo de estadios, eventos al aire libre o instalaciones como refinerías".

Y a finales del año pasado el aeropuerto Gatwick, el segundo más grande del Reino Unido, tuvo que interrumpir hasta en dos ocasiones sus operaciones al detectarse la presencia de un dron dentro del perímetro de seguridad del aeropuerto. El cierre afectó a cientos de vuelos y dejó temporalmente en tierra a más de cien mil pasajeros según informó entonces BBC News.

Hemeroteca

drones
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad