Caixabank completa su solución de pago a través del móvil

stop

La propuesta está diseñada para pequeños negocios y trabajadores autónomos

El sistema de Comercia Global Payments

28 de agosto de 2013 (16:00 CET)

Los trabajadores autónomos y pequeños negocios pueden implementar ya últimas novedades de pago electrónico con una infraestructura tecnológica mínima. Caixabank ha presentado la solución TPV Móvil (M-POS), la primera desarrollada íntegramente por una entidad española.

El banco liderado por Isidro Fainé y Juan María Nin ha trabajado junto a Global Payments, la compañía con la que ha creado la joint venture Comercia Global Payments.

Funcionamiento

El funcionamiento del sistema es sencillo. El usuario del servicio sólo necesita descargar una aplicación en su smatphone y la entidad le proporciona un lector de tarjetas adaptado. Cuando alguien compra un producto, el cliente del banco introducirá el importe en la aplicación del teléfono. El lector de tarjetas funciona por bluetooth, por lo que el dispositivo móvil siempre estará en la mano de su propietario. Finalmente, la factura se envía por correo electrónico o mensaje de texto.

La aplicación móvil TPV (tal y como se denominan este tipo de transacciones) permite a los comercios disponer en el móvil de todas las referencias de su catálogo comercial. Además de controlar la contabilidad desde el dispositivo, también dispondrán del detalle de los productos y servicios vendidos. De esta forma, podrán controlar el stock con más facilidad.

Sistema operativo

Por el momento, la aplicación sólo se puede descargar de forma gratuita en los dispositivos que funcionen con el sistema operativo de Google, Android. Ya trabaja en el desarrollo para plataformas iOS, el ecosistema de Apple.

Los profesionales y autónomos interesados en adquirir el servicio sólo se deben acercar a una sucursal de Caixabank en la ciudad de Barcelona. También se comercializa en la página web de Comercia Global Payments.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad