Cierra Grooveshark, la alternativa gratuita a Spotify

stop

La compañía, acusada de violar derechos de autor, reconoce graves errores en sus diez años como portal de música on line

Interface y aplicación móvil de Grooveshark

en Barcelona, 01 de mayo de 2015 (16:02 CET)

Grooveshark echa el cierre. Lo ha anunciado por sorpresa, con una breve nota en su página web. Los usuarios, que a lo largo de casi diez años han escuchado música on line a través del portal, que incorporaba un buscador para encontrar músicos, discos y canciones, ya no pueden hacerlo.

En lugar de eso, se encuentran con el comunicado de la empresa en el que reconoce haber cometido "errores muy graves" en este tiempo y pide disculpas por no contar con las licencias de derechos de autor necesarias para el servicio que estaba ofreciendo.

Alternativa gratuita (totalmente) a Spotify, Grooveshark incluso recomienda respetar a los artistas y compensar a los titulares de derechos de autor.

Un acuerdo para salvar los muebles

En el origen de tan tajante medida, está la causa que lleva un tribunal estadounidense y en la que se acusa al portal de daños y perjuicios por violar derechos de autor y obtener beneficios a través de suscriptores y publicidad. La condena podría superar los 700 millones de dólares, según anunció el propio tribunal.

Antes de enfrentarse a semejante cuantía, la compañía ha preferido llegar a un acuerdo con la industria discográfica. Se compromete a limpiar todos los datos de su espacio en la red y entregar la propiedad del portal. Se compromete a desaparecer sin dejar rastro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad