Una máquinas del 2018 para jugar a videojuegos de 1980. Fotografía: Polycade.

El hijo del cofundador de Atari trae de vuelta las máquinas de arcade

stop

Polycade es una máquina de recreativa moderna para disfrutar de videojuegos clásicos

Madrid, 21 de agosto de 2018 (16:09 CET)

Tyler Bushnell es hijo de Nolan Bushnell, el (mítico) cofundador de la compañía de videojuegos Atari, en la década de 1970, y uno de los personajes clave en el desarrollo de la industria de los videojuegos.

Ahora Bushnell hijo trabaja para traer de vuelta las máquinas recreativas, que califica como "la forma definitiva de experimentar los videojuegos solo o en compañía".

Para adaptar la máquina recreativa a los tiempos actuales su compañía, Polycade ha diseñado una cabina de juegos elegante y minimalista que además permite jugar a diversos videojuegos.

De este modo Tyler Bushnell confía en resolver los principales problemas de las máquinas recreativas convencionales que en su opinión "han fracasado para evolucionar; son máquinas pesadas que ocupan mucho espacio y en las que solo se puede jugar a un juego."

La misma experiencia de juego, simplificada

La idea es similar a la que propone la compañía Arcade1up para  llevar a los consumidores la experiencia de jugar a videojuegos en máquinas recreativas con un tamaño más manejable y con la posibilidad de elegir entre diversos videojuegos, también clásicos.

Pero mientras que las máquinas de Arcade1up son una versión a escala —a un tercio del tamaño más habitual— las máquinas de Polycade están pensadas para colgarse en la pared manteniendo el tamaño aparente aunque reduciendo su peso y el espacio ocupado para que "encaje estéticamente" en el hogar.

1499389329397

Fotografía: Polycade.

Internamente la máquina de Polycade incorpora un PC de prestaciones altas que se conecta directamente con Steam. Cuenta con una pantalla LCD de 27 pulgadas —el tamaño de un iMac "grande"— y mandos para dos jugadores además de conexión wifi, puertos USB y ranura para tarjetas SD que contiene software de emulación y un catálogo con decenas de videojuegos clásicos a los que se pueden añadir más títulos.

Construcción modular y personalizable

Una de las claves de las máquinas de Polycade es su construcción modular y personalizable, lo que facilita además su reparación y actualización.

Por ejemplo, el panel donde se sitúan los controles y mandos de juego puede cambiarse por otro dependiendo de los juegos que se desean jugar o de los títulos que la compañía ofrece a través de una 'tienda de videojuegos' que permite descargar nuevos juegos y que conecta directamente con la tienda de Steam.

Para financiar la construcción de sus máquinas Polycade inició en 2016 una campaña en Kickstarter donde obtuvo más de 125.000 dólares —el objetivo era conseguir 20.000 dólares— lo que demuestra el interés que suscitan este tipo de máquinas entre numerosos consumidores.

Ahora Polycade vende cada una de sus máquinas por unos 3.500 euros o más dependiendo de las opciones de personalización.

Hemeroteca

Videojuegos
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad