Un visitante en el stand de Wolder en el Mobile World Congress.

Las 3 crisis que mataron a Wolder, la marca española de tablets y móviles

stop

La marca con sede en Cantabria quiso arrasar en televisión pero se quedó sin producto y sin dinero

Madrid, 17 de julio de 2017 (13:57 CET)

La primera gran crisis del móvil ha enterrado a Wolder, una de las grandes marcas de móviles y tabletas de España. La caída de consumo en un mercado completamente saturado de móviles y tabletas se ha llevado por delante al fabricante que se quiso comer el mundo a través de anuncios y programas de televisión, pero que terminó hundido por la falta de liquidez, la caída de ventas y la desconfianza de los acreedores y proveedores. Tres crisis en una que han liquidado a la compañía, hoy en concurso de acreedores.

Wolder fabricaba las tabletas de Jazztel y también las de Masterchef, dos apuestas televisivas que pusieron a la marca española en la palestra. La compañía con sede en Cantabria quería posicionarse como la primera marca de móviles y tabletas de España a pesar de que el producto se fabricaba y diseñaba en gran parte en China.

La compañía, que ha despedido a medio centenar de trabajadores, ha comenzado a descatalogar productos y también se ha desentendido de los productos defectuosos que los compradores tienen en período de garantía.

La empresa, que avanza peligrosamente hacia la liquidación, ya no tiene tiempo ni para contestar a las peticiones de las tiendas que todavía venden sus productos, según han comentado a este diario fuentes del sector. La compañía tampoco respondió a las preguntas en los correos electrónicos enviados por este diario.

El reflote, cada vez más lejano

La caída de ventas de los móviles a nivel mundial, que comenzó el año pasado, pilló a Wolder con el pie cambiado. La compañía, que sobrestimó las ventas y no supo medir la bajada del mercado, contaba con un alto endeudamiento cuando las facturas a sus proveedores chinos iban en aumento.

La banca cerró el grifo y llegó la suspensión de pagos. Los directivos no dan ninguna esperanza de reflote. Todo lo contrario. La salida más probable de la compañía es el cierre definitivo.

Wolder se vendía como la primera marca española de tabletas. Pero el mercado de tabletas también ha sufrido una fuerte caída. La suerte de un centenar de empleados pende de un hilo. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad