Las siete graves amenazas para tu intimidad del nuevo Whatsapp

stop

La nueva actualización de Whatsapp permite subir contenidos efímeros, como Snapchat. Pero su uso entraña riesgos para la seguridad del terminal y de los usuarios

Los usuarios tienen que configurar la privacidad de sus publicaciones.

Barcelona, 22 de febrero de 2017 (16:59 CET)

Whatsapp pretende seguir los pasos de Snapchat: su nueva actualización incorpora la función de 'estado público', que permite difundir imágenes y vídeos efímeros, que desaparecen a las 24 horas.

Así como un usuario puede difundir su estado por medio de fotos divertidas y con accesorios de imágenes o emoticonos, Whatsapp se convierte en un escaparate donde cualquiera puede ver el nuevo estado de sus contactos.

Pero esta actualización, que puede ser muy divertida, "acarrea diversos riesgos que todos los usuarios de Whatsapp Status deberían conocer", dice Hervé Lambert, de Panda Security a Economía Digital. Y estos son los siete peligros que tiene esta novedad:

  1. El estado es público por defecto: por ello cuando se comparte información privada también puede ser visto por personas del trabajo, familiares o contactos con los cuales haya una relación más distante.
  2. Atención con los menores: la lógica anterior se aplica a los menores: pueden publicar fotos o vídeos comprometedores y será visto por contactos con los que no hay una relación cercana. Además, se corre el riesgo de que se sufran burlas, acoso o que, por otra parte, los menores usuarios se conviertan en acosadores.
  3. Tentación para los piratas informáticos: Aunque Whatsapp es una plataforma segura, se trata de una aplicación que usan al menos 1.000 millones de personas. Esto la convierte en un objetivo primordial para los cibercriminales, que ven en el servicio de mensajería un pastel muy tentador. Por ello, hay que tener cuidado con lo que se postea y que eso no se convierta en un herramienta de extorsión para los hackers.
  4. Riesgos para la seguridad: los cibercriminales también pueden vender la información que recopilan a otros delincuentes, dedicados a los chantajes o secuestros. La dirección personal, el colegio de los niños o el lugar de trabajo es una información demasiado sensible para ser difundida por este canal.
  5. Aplicaciones piratas: a la que se presenta una aplicación como Whatsapp Status, inmediatamente se lanzan programas que se ofrecen como actualizaciones o mejoras de la original. Pero lo más probable es que estas aplicaciones alternativas sean inseguras y que además de perjudicar al rendimiento del terminal, sean virus que permiten robar los contenidos del usuario.
  6. Llegan los falsos seguidores: como en Instagram, es muy probable que haya gente que crea que puede convertirse en un "influencer" y buscar una veta publicitaria. Una treta habitual de los hackers es proponer seguidores, y a la que se autorice el acceso, se apoderan de la cuenta y acceden al material privado.
  7. Y aparecen los falsos romeos: muchos usuarios aprovecharán el Whatsapp Status para buscar su pareja o ligar para una cita casual. Los piratas informáticos son expertos en presentar perfiles falsos y tras algunos días de ligoteo en línea, puede llegar a pedir dinero por un problema urgente o solicitar un encuentro personal. Nunca hay que concurrir a estas citas –ni tampoco prestar dinero- si no se está 100% seguro de la identidad de la persona, y en todo caso, que algún amigo o familiar esté enterado de dónde se encuentra el usuario.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad