El presidente ejecutivo de Sony, Kazuo Hirai.

Los Xperia agotan la paciencia de Sony

stop

El presidente de la firma considerará la venta de la unidad de telefónos móviles si no genera beneficios en 2016

Tokio, 08 de octubre de 2015 (18:04 CET)

La gama Xperia tiene los días contados a menos que logre mejorar sus ventas. Después de años de pérdidas, el presidente ejecutivo de Sony, Kazuo Hirai, ideó una campaña exitosa de reestructuración para el grupo.

Los resultados más recientes muestran mejorías gracias a los recortes de gastos, la desinversión en negocios débiles --como los ordenadores personales-- y las sólidas ventas de sensores de imágenes y videojuegos.

Los cambios en su unidad de teléfonos inteligentes, sin embargo, han sido lentos y desesperantes.

"Seguiremos con el negocio siempre y cuando nos dirijamos a un escenario en el que cubramos los gastos desde el próximo año en adelante", dijo Hirai a un grupo de periodistas. "De lo contrario, no hemos eliminado considerar otras alternativas", agregó.

Sony y otros fabricantes de artículos electrónicos japoneses han enfrentado problemas para competir con rivales asiáticos más económicos, así como con empresas como Apple y Samsung Electronics.

Xperia, un teléfono clandestino

La línea de teléfonos de Sony, que incluye a la marca Xperia, tiene sólo un 17,5% del mercado en Japón y menos de un 1% en Norteamérica, según datos divulgados el año pasado por la compañía.

El gigante de los electrónicos modificó en julio la previsión para la unidad de comunicaciones móviles a una pérdida operativa de 60.000 millones de yenes en el actual año fiscal, desde una proyección previa de una merma de 39.000 millones de yenes.

"Siento que los cambios de nuestro negocios de electrónicos están mostrando avances. Está comenzando a verse el resultado de tres años de reestructuración", afirmó. "Sin embargo, aún necesitamos ejecutar cambios en los teléfonos inteligentes", insistió.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad