Operadoras y grupos 'telecom' se lanzan a por el pastel de los emergentes

stop

MOBILE WORLD CONGRESS

26 de febrero de 2013 (22:00 CET)

“La revolución industrial afectó a 10 millones de personas. Ahora impulsaremos una que afectará a millones de ciudadanos”. Así define el consejero delegado de Nokia, Stephen Elop, el próximo reto del sector de las telecomunicaciones: la explosión de la tecnología móvil en países emergentes. Este target ha estado en boca de todas las empresas que han presentado novedades en el congreso del móvil de Barcelona, el Mobile World Congress (MWC). Todas tienen un producto enfocado a este segmento del mercado, cuyas expectativas de crecimiento no las supera ningún otro.

Mozilla calcula que en los próximos cinco años habrá 2.000 millones más de usuarios de tecnología móvil de los países emergentes. Especialmente de los mercados de Asia-Pacífico y de África. ¿Quién quiere dejar pasar esta parte del pastel?

Dispositivos económicos

Pero para poder jugar en esta división es necesario tener en cuenta sus peculiaridades. La primera, enfocada a los fabricantes de dispositivos: la batería. Son zonas cuyo acceso a un enchufe es complicado. Vodafone, por ejemplo, tiene en su stand del MWC una bicicleta que permite cargar dispositivos. “Nosotros hemos llegado a hacer smartphones con una autonomía de 90 horas”, afirma Eloph. Nokia ha sido, precisamente, uno de los que más ha apostado por los nuevos mercados de tecnología móvil. La finlandesa intenta levantar cabeza a costa de estos usuarios.

Precisamente, una de sus grandes novedades en este MWC ha sido un smartophone que sólo valdrá 15 euros. Este martes ha anunciado que los servicios que ofrece en Nokia Life --básicamente, recomendar servicios y aplicaciones-- se lanzará en Kenia.

Sistema operativo libre

Los finlandeses han roto con todas las ofertas actuales del mercado, pero hay otras compañías que también tienen recorrido. Como los chinos ZTE, los reyes de su territorio de referencia y con una apuesta fuerte para conquistar otros mercados en vías de desarrollo.

De hecho, han sido los elegidos para lanzar el primer dispositivo con Firefox OS, el sistema operativo libre. El ZTE Open llegará durante la segunda mitad del año a España (ya que Telefónica ha apostado fuerte por este sistema operativo) y tienen planes que incluyen otros mercados como Venezuela, Brasil o México.

Aplicaciones para analfabetos

El CEO de Mozilla, Gary Kovacs, asegura que su apuesta tecnológica no es un nuevo sistema operativo en el mercado. “Hablamos de web, tenemos a 10 millones de desarrolladores que ya están preparados para ello”, asegura.

El directivo ha sido uno de los que ha lanzado las críticas más duras contra los dos grupos que dominan actualmente los ecosistemas móviles, Andorid e iOS. “No se puede concebir que dos compañías que están sentadas en Silicon Valley (Estados Unidos) decidan el futuro de las aplicaciones en los mercados emergentes”, ha afirmado en una presentación mundial. Por ello recomienda su sistema, abierto a todo el mundo con HTML5. Estas aplicaciones locales también tienen que ser muy intuitivas, ya que la mayoría de la población es iletrada. Precisamente, el uso del móvil puede ser un motivo más para la culturización de la gente.

Redes

Otra de las claves para que triunfe la tecnología móvil será tener un buena red. “Pedimos más aspectro. Y no sólo nosotros, también todos los operadores del mundo”, afirma el consejero delegado del Group CEO, Nasser Marafih, una compañía líder en Emiratos Árabes Unidos y su zona de referencia. Además, también pide que los gobiernos de turno “bajen los aranceles para acceder a la tecnología, ya que son una gran barrera de entrada”, en palabras del consejero delegado de Bharti Airtel, Manoj Kohli.

A pesar de que en en estos países menos del 15% de la población tiene acceso a Internet (la mayoría 2G, el 3G aún no ha llegado) ya son uno de los principales usuarios de las redes sociales. Un claro ejemplo de ello es el fenómeno de la primavera árabe. “Aquí no hablamos sólo de conectar a la gente, cambiará las relaciones económicas, políticas y sociales”, asegura Marafih.

Hacer llegar la tecnología a estos territorios es también dar identidad a su población. “Son personas que a lo mejor no tienen pasaporte, carné de conducir o partida de nacimiento. Pero tienen un número de móvil que les da identidad”, afirma Elop. Por ello, participar en este desarrollo es casi imprescindible para el futuro de las telecom.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad