Fotografía: Google

Otra víctima del iPad: Google pone fin a sus tablets

stop

Un directivo de Google anuncia que la compañía se centrará en los ordenadores, pero que los fabricantes de tablets Android y Chrome cuentan con su simpatía

Madrid, 21 de junio de 2019 (10:18 CET)

A través de un tuit Rick Osterloh, jefe de productos y servicios de Google, ha anunciado que de aquí en adelante Google se va a centrar en el desarrollo de ordenadores. Las tablets se quedan fuera de los planes de Google a pesar de que "los equipos de desarrollo de Android y Chrome OS seguirán 100% comprometidos con las tablets para todos los segmentos del mercado (consumidor, empresa, educación.)"

A raíz del mensaje de Osterloh algunos usuarios dedujeron que los smartphone Pixel también se quedaban fuera de futuros desarrollos, algo que Google aclara a través de Computerworld: "Los smartphones Pixel y los ordenadores Pixel son dos departamentos diferentes."

De modo que básicamente Osterloh está diciendo que Google no renovará la tableta Pixel Slate que salió en otoño del año pasado y que comercializa en EE UU, Canadá y Reino Unido. En cambio la compañía centrará sus esfuerzo es sus portátiles Pixelbook. Según diversas fuentes Google estaba cocinando dos nuevos Pixel Slate que no verán la luz. "En otras palabras: los productos no anunciados no serán anunciados", dicen en Computerworld.

La complicada relación de Google con las tablets

No es la primera vez que Google tira la toalla con unas tablets que apenas captaron el interés del público. Ni las suyas en particular ni las tablets Android en general más allá de servir para el consumo de contenidos, en contraposición con el empeño de Apple por convertir el iPad en una herramienta para la creación de contenidos.

Uno de los problemas es el sistema operativo Android en sí mismo, que fue diseñado para teléfonos móviles y que Google no ha sido capaz de trasladar al formato de pantalla más grande de las tabletas para ofrecer la experiencia de uso que se espera para este tipo de dispositivos.

Esta cancelación confirma la histórica falta de compromiso de Google con las tabletas: nunca ha tenido una gama interesante y asequibles de estos dispositivos, que a lo largo del tiempo han desaparecido y raparecido de su catálogo de productos como el Guadiana.

Con este movimiento Google parece admite que "las tabletas son demasiado liosas como para que valgan la pena, y que prefiere aceptar que los Chromebooks son ordenadores que pueden gozar de control táctil como una función complementaria", dicen en Android Police. "En cierto modo es el mismo problema al que se enfrentó Microsoft cuando trató de llevar su Windows para PC a las tabletas." Pero incluso incluso Microsoft fue más perseverante y capaz de lo que ha demostrado Google.

Como resultado, en la práctica para la mayoría de usuarios el iPad es sinónimo de tablet y un tablet es un iPad. Excepto Apple ningún otro fabricante de tablets ha sido capaz de comercializar un tablet que ofrezca una buena experiencia de uso, o al menos una experiencia de uso de tablet.

Eso a pesar de que el nuevo iPad OS parece haber puesto en evidencia las carencias del sistema operativo iOS para iPad, por lo que en cierto modo Apple está próxima a reinventar la experiencia tablet como concepto, no solo del iPad.

No es imporbable que Google haya tomado la decisión después de probar iPadOS, que llegará en otoño.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad