Fotografía: Mack Fox (MusicFox) en Unsplash

Recuento de daños por la irrupción del patinete eléctrico

stop

Un muerto y 18 heridos: así está el balance tras el auge del patinete eléctrico en nuestras ciudades. En EEUU los heridos se cuentan por decenas cada día

Barcelona, 30 de noviembre de 2018 (19:32 CET)

El patinete eléctrico ya cobró su primera vida en España, pero no es un caso aislado. A la luz del juicio por homicidio imprudente a dos jóvenes implicados en un accidente mortal que tuvo lugar en Barcelona el pasado mes de agosto, cuando –presuntamente– uno de ellos miraba el Google Maps en el móvil mientras el "scooter" se desplazaba a unos 30 kilómetros por hora, trascendió que la Dirección General de Tráfico (DGT) ya elabora un real decreto específico para los patinetes.

La normativa normalizaría las medidas que distintos ayuntamientos han implementado al son del auge del patinete eléctrico en las ciudades: límite de velocidad de entre 25 y 30 kilómetros por hora, circulación exclusiva en calles y carriles bici, y prohibición total de su uso en las aceras. Madrid ya aplica estas normas, y el Área Metropolitana de Barcelona aprobará pronto una ordenanza para limitar la velocidad a 30 kilómetros por hora y permitir la circulación por las aceras solo cuando no haya ciclovías.

Pero la pesadilla del patinente eléctrico está lejos de acabar, en España y el resto del mundo. Si en Madrid el conteo de accidentes ya supera las dos decenas –con 18 heridos y dos de ellos graves– en EEUU se calcula que la factura ya supera los miles de lesionados. Un médico de emergencias aseguró recientemente que su sala en Austin, Texas, trata al menos diez heridos diarios vinculados al patinete. Y advierte: esto ya se salió de control.

El patinete eléctrico en EEUU: decenas de heridos diarios

Brazos quebrados, heridas profundas en la cabeza, y raspaduras extremas son los casos más comunes en el recuento de los daños de la invasión del patinete eléctrico a ciudades como San Francisco, Denver y Austin. Y, mientras compañías como Bird y Lime –que alquilan los patinetes en distintas ciudades– dicen obligar a los usuarios a usar el casco, al mismo tiempo publican en las redes sociales material promocional en el que los actores no lo usan e incumplen las leyes de tránsito.

Ambas empresas han regalado unos 300.000 cascos en EEUU, pero sus movimientos por debajo invitan a una lectura diferente de sus intenciones. Bird ha sido también uno de los grandes simpatizantes de una nueva ley californiana que elimina la obligatoriedad del casco y delega en las municipalidades las normativas específicas sobre el uso del patinete en las ciudades. La empresa defiende que, cuando un producto de consumo está en fase de introducción, "no verás a todos seguir las reglas".

Además de la seguridad de conductores y peatones por igual, otro de los problemas del patinete es que las empresas que lo alquilan acostumbraron a los usuarios a dejarlos en cualquier parte de la ciudad. En EEUU, algunos ciudadanos han resuelto esto destruyéndolos y tirándolos al mar. En España crece cada vez más el movimiento de redes sociales llamado #apartinetes (aparta patinetes), en el que los ciudadanos mueve patinetes de las aceras y las calles para que no entorpezcan el paso.

Las ciudades españolas esparan ahora que la DGT ponga en marcha la normativa nacional, o en su defecto se ordenarán bajo la legislación local en caso de que la haya. Además de los límites de velocidad y su prohibición en las aceras, los ciudadanos piden que los conductores de patinete eléctrico están expuestos a las mismas pruebas de drogas y alcohol que los conductores habituales. Y así, hasta normalizar el medio de transporte que llegó sin avisar y se convirtió en sensación, para bien o para mal.

Mientras tanto, la web Ranker lleva el recuento de las muertes derivadas de accidentes de patinetes eléctricos.

Hemeroteca

Movilidad
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad