Trichet exige a los bancos que fluya el crédito

Sin título

15 de julio de 2009 (11:43 CET)

El Banco Central Europeo (BCE) comienza a perder la paciencia con los bancos. El pasado 24 de junio colocó 442.240 millones de euros en el sistema mediante subasta pública con la confianza de que esta extraordinaria inyección de liquidez sirviera para reactivar el crédito a empresas y familias. Tres semanas después, no lo ve claro.

El propio presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, se vio obligado a proclamar enfáticamente: “Exigimos a los bancos la responsabilidad de mantener los créditos a las empresas y a los hogares con unas condiciones apropiadas y en un volumen adecuado", para acto seguido reconocer que les “llevará tiempo transformar la liquidez extra en crédito".

Una de las razones por las que no fluye el crédito es que la banca europea ha preferido salvaguardar en depósitos en el mismo BCE más de 160.000 millones de euros –a fecha de 13 de Julio- que dejarlos circular en forma de crédito a empresas y familiares. Las entidades se sirven de una facilidad de depósito a un día que les proporciona el BCE y que les da un interés fijo anual del 0,25%. De esta manera, en lugar de arriesgarse a prestar este dinero, optan por conseguir una rentabilidad –por pequeña que sea-gracias a esta facilidad de depósito.

La subasta del 24 de Junio sirvió para que esta medida, contra la intención inicial del BCE, disparara la facilidad de depósito a su récord el 3 de Julio, con 316.000 millones aparcados por los bancos europeos.

La evolución de esta herramienta del BCE ilustra de manera clara cómo se ha movido la confianza de los bancos en los últimos meses. Así, durante el primer trimestre del año, en pleno colapso del sistema financiero, los bancos utilizaron intensamente este depósito para salvaguardar sus sobrantes de efectivo a un día, de manera que el volumen del depósito se movía entre los 150.000 y los 300.000 millones de euros para ir reduciéndose poco a poco hasta situarse, justo antes de la inyección de liquidez del BCE, en 10.797 millones de euros el 23 de Junio.

Los gobiernos presionan a los bancos
Algunos gobiernos europeos, como es el caso del alemán, ya están alzando su voz contra el controvertido comportamiento de los bancos y el uso que están haciendo del dinero que el BCE les ha proporcionado. Obligar a la banca a dar créditos a las empresas y familias necesitadas es una de las medidas que baraja el ejecutivo de Angela Merkel si la situación que los bancos han generado no se revierte.

Otros países van más allá y adoptan medidas poco convencionales en respuesta a esta situación. Suecia ha roto esquemas con la aplicación de tipos negativos en la facilidad de depósito de su banco central para evitar precisamente actitudes como las adoptadas por los bancos de la zona euro. Las tasas negativas obligan a los bancos a prestarse dinero dado que no les resulta rentable pagar por tener inmovilizado el dinero.

¿Deberá el BCE adoptar medidas similares? La situación generada en la zona euro pone de manifiesto la dificultad para hacer conciliar las necesidades de crédito de la sociedad con los intereses de los bancos

Los bancos españoles siguen necesitando financiación
Mientras tanto, y por paradójico que pueda resultar, los bancos españoles continúan teniendo problemas de financiación, como demuestra el repunte que ha experimentado la deuda que las entidades tienen pendiente con el BCE. Así, la deuda volvió a crecer en junio hasta los 70.703 millones de euros, un 50% más que hace un año y la tercera cifra más alta desde 2008, según datos aportados por el Banco de España.
Los bancos españoles se siguen viendo obligados a recurrir al BCE para obtener financiación, ya que, la caída de los tipos ha reducido la capacidad de captación de pasivo de los ahorradores, lo que obliga a la banca a demandar mayor liquidez al instituto emisor.
No obstante, el importe que las entidades españolas tienen pendiente de liquidar con el BCE representa sólo un 11,47% del conjunto del Eurosistema, que se elevó en junio hasta los 615.980 millones de euros, un 33,7% más respecto a junio de 2008 y un 2,23% más respecto al pasado mes de mayo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad