Unos 700 directivos de Merril Lynch cobraron primas millonarias antes de que el banco fuese salvado

stop

El BBVA blinda a su presidente Francisco González con 93,7 millones y tiene provisionada su jubilación con 72,5 millones

Sin título

11 de febrero de 2009 (18:44 CET)

A los efectos nocivos de la crisis económica se une un aspecto especialmente doloroso, el descubrimiento de que, mientras llevaban a los bancos a situaciones económicas insostenibles, muchos directivos de esas entidades cobraban primas millonarias mientras los bancos recibían ayudas de emergencia para evitar la quiebra, realizaban maniobras para enriquecerse.

Así, unos 700  directivos del banco estadounidense Merrill Lynch habrían cobrado un total de 3.500 millones de dólares (algo más de 2.7800 millones de euros) según el fiscal de Nueva York Andrew Cuomo, que acusa a los ejecutivos del banco Merrill Lynch de "sorprendente irresponsabilidad corporativa" por cobrar estas sumas mientras el banco era 'rescatado' por las autoridades.

En septiembre de 2008, Bank Of America, compró Merril Lynch y la operación se completó al inicio de 2009 y casi lleva a la entidad compradora a la ruina. Gran parte de las investigaciones se centran en los momentos anteriores a la compra y a la recepción de ayuda por parte de Merrill. El fiscal quiere saber si el cobro de primas se adelantó para hacerlo antes de la fusión. En el escrito de Cuomo se asegura que el cobro se hizo "secreta y prematuramente" y con "aparente complicidad" del Bank of America.

"Al parecer, en vez de dar a conocer sus planes de gratificaciones de forma transparente, tal como se les pidió, actuaron de forma secreta cambiando las fechas para (recibir) esas primas y recompensaron a ejecutivos que habían fracasado", asegura el fiscal en una carta remitida al responsable del comité de servicios financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Barney Frank, que hoy prevé celebrar una audiencia sobre la manera en que los bancos han gastado el dinero público del rescate del Gobierno estadounidense.

Cuatro de los ejecutivos de ese banco de inversiones habrían recibido 121 millones de dólares justo antes de que el dinero de los contribuyentes estadounidenses sirviera para rescatar a esa firma, según asegura el diario Daily News, que cita fuentes de la fiscalía y que asegura que al consejero delegado del banco en aquel momento, John Thain, tenía prevista para él una prima de 40 millones de dólares, que sólo retiró cuando se hicieron públicas sus intenciones. Además, Merrill pagó, dentro de estos 3.600 millones, un millón de dólares a 696 personas en 2008 según fuentes del fiscal.

A finales de enero, la Fiscalía de Nueva York envió sendas citaciones judiciales a Thain, que dejó el Bankm of America en enero de 2009, y al director administrativo de Bank of America, J. Steele Alphin, como parte de la investigación por las primas que la primera firma pagó a sus ejecutivos antes de ser vendida a la segunda. "Estas citaciones son parte de la investigación sobre los miles de millones de dólares pagados en primas por Merrill Lynch unos días antes de ser vendido a Bank of America", dijo Cuomo entonces.

Gran Bretaña escandalizada

Al otro lado del Atlántico, el escándalo no es menor. Los ex directivos de dos de los principales bancos del Reino Unido han pedido disculpas por la crisis que obligó a que las instituciones financieras que dirigían tuvieran que recibir millonarios paquetes de rescate del gobierno británico.

Fred Goodwin, ex director ejecutivo del Royal Bank of Scotland (RBS), dijo frente al comité del Tesoro de la Cámara de los Comunes del Parlamento británico que "no podría sentir más" lo sucedido. También reconoció que la práctica de remunerar a los empleados con bonos contribuyó a la crisis y que por ello debe ser revisada.

A pesar de que los bancos que dirigían han tenido que ser salvados con fondos públicos, muchos altos cargos de estas instituciones exigen aún cobrar las primas a que, según su opinión tienen derecho y que ascienden a miles de millones. Ante ello el gobierno británico ha abierto una investigación.

Pese a todo, el ex directivo afirmó que si los banqueros sintieran que no se les paga lo suficiente dejarían sus trabajos .Por su parte, Tom McKillop, ex presidente de RBS, admitió que la compra por parte de su banco de su rival ABN Amro fue "un gran error".

Un 70% del RBS es propiedad de los contribuyentes después de que la institución financiera tuviera que ser rescatada por el gobierno británico a finales del pasado año.

González se blinda

En España, aunque no se han tenido que realizar salvamentos de bancos ni cajas, también se dan situaciones paradójicas. Por ejemplo el presidente del BBVA, anunció que se rebajaba el sueldo un 5% y, paralelamente la entidad destinaba a fondo de pensiones de su máximo dirigente una cifra de 72,5 millones de euros, mientras que si el banco decidiese despedir a González le habría de pagar como indemnización 93,7 millones de euros. Además, el órgano de dirección del BBVA acordó también fijar primas en acciones para los directivos en caso de conseguir objetivos determinados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad