Fotografía de las jornadas sobre la economía del agua. ED

"El consumo sostenible de agua puede sacar a la gente de la pobreza"

stop

El Foro de la Economía del Agua advierte de los riesgos que supone la sobreexplotación en el abastecimiento y la calidad del agua en todos sus usos

Barcelona, 06 de abril de 2017 (05:00 CET)

La importancia del agua es vital y tomar conciencia sobre su gestión todavía más. Con este objetivo se inició la jornada sobre el Foro de la Economía del Agua, que puso sobre la mesa todos los retos pendientes para abordar este conflicto. 

Durante su transcurso, se trataron todas las cuestiones realitivas al derecho de acceso, la regulación del servicio, saneamiento y las tareas de coordinación de las políticas públicas. Asimismo, diferentes representantes pusieron énfasis en la sostenibilidad en la ciudad y la relación con el cambio climático. 

Una de las voces más acreditadas fue la de Mohan Munasinghe, Nobel de la Paz (2007)que reclamó a los gobiernos más implicación contra el cambio climático. Munasinghe recordó a los representantes que tienen una responsabilidad ineludible y advirtió: "sabemos cuáles son las soluciones, pero no se están aplicando". "El consumo sostenible de agua puede sacar a la gente de la pobreza", reflexionaba al respecto. 

aguaaaa

Mohan Munasinghe monentos antes de finalizar su intervención. ED

En el mismo sentido se pronunció el Nobel de Economía (2014), Jean Tirole, que dibuja un nuevo escenario económico marcado por el incremento de la desigualdad. “Creo que la desigualdad, la polaridad social, va a empeorar; la economía digital va a hacer que la desigualdad social empeore”, admitió el economista. Tirole tampoco duda en señalar errores: "Si no tienes un buen sistema de reciclado para los trabajadores, sacrificas empleados”. Su solución se basa, según él, en los modelos nórdicos: “proteger al trabajador antes que al trabajo”. Por último, criticó los mercados laborales “rígidos” y añadió que la política actual "ha creado muchos problemas laborales en economías del sur del Europa".

Una de las seis mesas redondas que más destacó en el recinto modernista de Sant Pau fue la relativa a los retos de integración de los servicios urbanos del agua. Esta mesa, moderada por el director de Economía Digital, Manel Manchón, contó con la presencia de Peter Gammetoft, ex jefe de la unidad de protección del agua y el medio marino de la Comisión Europea, y Francisco Correira, ex ministro de Medio Ambiente de Portugal. Gammeltoft no augura un buen futuro si no se toman las medidas oportunas: "Las pérdidas de agua seguirán aumentando si no se toman medidas en este sentido", afirmó el que fuera mandatario.

El turismo, arma de doble filo

Repensar el modelo pasa por valorar aspectos tan importantes como el turismo. El economista Gonzalo Delacámara, alertó de la "presión notable" del turismo en la calidad del agua en la ciudad de Barcelona. Y es que los 12 millones de turistas que visitan anualmente Barcelona alteran, por ejemplo, el tratamiento de las aguas residuales. Un problema más complejo de lo que parece, ya que los turistas suponen el "12% del PIB", según el propio Delacámara. Un dato al que hay que sumar el del gasto medio de agua que realiza un turista, tres veces superior al de un residente habitual. Por tanto, superar esta dificultad requiere "ser más eficientes" en el uso del agua y mejorar la capacidad de las depuradoras, aseveró el director académico del evento.  

Foro agua: ninguno de los ponentes se mostró optimista con el futuro 

El ciclo de ponencias lo cerró el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, y José Carlos Díez, director del foro. A propósito, el economista sentenció que "la inversión en materia de agua en España se ha desplomado".