Bodegas Torres inflaba el 20% de sus facturas en México para blanquear dinero

stop

La multinacional catalana pagaba en especie a su filial mexicana por los favores en la sobrefacturación, según la denuncia de Manos Limpias

Sede de Bodegas Torres.

28 de noviembre de 2014 (20:45 CET)

Bodegas Torres, el primer productor de vino en Catalunya, inflaba como media un 20% de su facturación de brandy en México con el propósito de desviar fondos a empresas fantasmas y a paraísos fiscales, según una denuncia presentada por el sindicato Manos Limpias al Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias, Sepblac, dependiente del Banco de España.

La sobrefacturación era recibida por sus filiales mexicanas, La Negrita DF y La Negrita Guadalajara, en las que Torres cuenta con una participación accionarial del 10%, según ha reconocido la propia compañía catalana. La sobrefacturación de Torres era desviada a una empresa fantasma a Costa Rica, Promotora de Mercadotecnia, como justificación por acciones de márketing inexistentes, tal como avanzó este medio. De allí, el dinero era enviado a una cuenta bancaria del JP Morgan de Nueva York donde era distribuido a diferentes paraísos fiscales, de acuerdo con los datos de la misma denuncia.

El pago en especie

Para compensar a sus filiales mexicanas por la sobrefacturación, Bodegas Torres pagaba en especie los favores recibidos. Las empresas en México, el principal mercado de Torres en el mundo, recibían cajas de brandy como compensación por su creatividad contable, según consta en la documentación presentada por Manos Limpias en el Banco de España.

Era la trama levantada por Torres pero que contaba con una gran debilidad: la empresa fantasma facturaba pero la distribuidora mexicana era la que recibía los pagos, una irregularidad de la que alerta el financiero de Torres en una especie de manual del defraudador.

Bodegas Torres enviaba trimestralmente una comunicación a Gregorio Sánchez, accionista de La Negrita, para solicitar que emitiera facturas de la empresa fantasma Promotora de Mercadotecnia. En la comunicación, Torres detallaba la cantidad por la que deseaba la factura y también el período. El cuarto trimestre de 2011, por ejemplo, la empresa recibió 126.478 dólares, de acuerdo con la documentación adjuntada en la denuncia. El patrón no es fijo ni las cantidades no son constantes. Dos años antes, en 2009, había facturado 244.128 dólares.

Denuncias previas

La vitivinícola catalana es investigada por los juzgados de Vilafranca del Penedès (Barcelona) por un delito de blanqueo de capitales, a raíz de la denuncia de su ex distribuidora boliviana San Jorge que también remitió una denuncia al Parlamento Europeo por fraude en las subvenciones.

La firma catalana está acusada nueve delitos, entre ellos, blanqueo de capitales, falsificación de documentos mercantiles y delito contra la hacienda pública. El sindicato, que ha pedido retirada de pasaporte a los altos directivos de Torres, también ha pedido remitir la denuncia a las autoridades internacionales que investigan delitos económicos y de blanqueo de capitales (Grupo de Acción Financiera Internacional, Grupo de Acción Financiera del Caribe, Grupo de Acción Financiera de Sudamérica y Grupo Egmont).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad