'Caso Carulla': El juez comienza a tomar declaraciones a los imputados por delito fiscal

stop

Jordi Carulla comenzará el jueves la ronda de comparecencias judiciales para aclarar su participación en el entramado societario de la familia propietaria de Agrolimen

01 de febrero de 2011 (19:50 CET)

El primero de los miembros de la familia Carulla que deberá presentarse ante la justicia para dar cuenta de sus manejos societarios será Jordi Carulla, domiciliado en Londres, y a quien la Fiscalía de Delitos Económicos considera el cerebro de la trama societaria que los propietarios de Agrolimen han construido para presuntamente eludir sus obligaciones fiscales en España. Jordi Carulla ha sido citado a declarar como imputado el próximo jueves por el titular del juzgado de instrucción número 4 de Barcelona.

Carulla ha confiado su defensa a Fermín Morales Prats, letrado especialista en cuestiones penales, que ayer declinó responder a las llamadas de esta publicación. Fuentes jurídicas conocedoras del caso aseguraron a Economía Digital que la actitud del imputado será determinante en la resolución del caso. “Si se explican y cooperan todo será más fácil y rápido –indican medios legales consultados–. Si intentan bloquear el caso por la vía procesal habrá que llevar a cabo comisiones rogatorias a Costa Rica y otros países. Eso enlentencerá el proceso, pero no lo parará”.

Fuentes jurídicas habían señalado que una de las posibilidades de la defensa pasaba por intentar frenar el proceso judicial mediante un acuerdo con Hacienda y la regularización de las eventuales deudas tributarias. “Es muy improbable que eso suceda. Entre otras cosas, porque aunque ellos tengan voluntad de regularizar, Hacienda no puede resolver el caso hasta que la justicia se pronuncie sobre cuáles son los periodos defraudados y los importes audeudados. Vamos, que la Agencia Tributaria no puede extender una carta de pago”, explican las mismas fuentes.

El origen del caso


El informe inicial que elaboró Hacienda es muy vago y únicamente dibuja un proceso de deslocalización que los Carulla habrían construido para rebajar su factura fiscal en España. “Eso es así porque la investigación no la inició directamente Hacienda, sino que proviene de pesquisas realizadas por la Audiencia Nacional tras el registro de las sedes del banco portugués Espirito Santo y el despacho de los abogados Petrus”, explican fuentes juridicas que participan en el sumario abierto.

El magistrado que instruye el caso ordenó el secreto del sumario para practicar unas diligencias urgentes. Fuentes jurídicas consultadas dan por hecho que una vez concluyan esos trámites se producirá la imputación de los otros cinco hermanos Carulla, todos ellos accionistas del grupo empresarial, e incluso alguno de sus hijos. Entre otros, Mariona Carulla (presidenta de l'Orfeó Català y del Palau de la Música) y Artur Carulla (vicepresidente del Cercle d'Economia).

“Es obvio que el juez les requerirá documentación, sus declaraciones fiscales y otras pruebas, puesto que está bastante acreditada su participación en la trama. Otra cosa es si se aprecia un delito tributario”, aseguran las fuentes jurídicas consultadas por esta publicación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad