Cirsa mejora el resultado pese al estancamiento de los ingresos

stop

La compañía española líder en el mercado del juego y ocio muestra satisfacción por la consolidación de las cifras en 2013 pese al complejo entorno económico

El director general de Cirsa, Joaquim Agut

31 de marzo de 2014 (13:09 CET)

El último ejercicio de la empresa de juego barcelonesa ha sido de estabilidad. Los ingresos de explotación han aumentado un inapreciable 0,5% para situarse en 1.584,9 millones de euros, mientras que los beneficios antes de impuestos ascendieron a 338,1 millones, el 5% por encima del año fiscal anterior. La compañía propiedad de Manuel Lao y que dirige Joaquín Agut ha afrontado este último ejercicio el pago de 36 millones de euros consecuencia de una demanda interpuesta por la Corte dei Conti de Italia en virtud de una reclamación fiscal que tuvo lugar en 2007.

La dirección de la firma con sede en Terrassa concede gran valor al mantenimiento de los ingresos de explotación habida cuenta de las devaluaciones de monedas que con carácter generalizado se han producido en varios países de Latinoamérica en los que cuenta con negocios operativos.

Mantener la consolidación

La estrategia del grupo es en estos últimos años de agitación económica apostar por la estabilización de la cuenta de resultados a la par que se mantiene la actividad en las diferentes divisiones. “Para el 2014 –explica Agut–, a pesar del todavía complejo entorno económico, prevemos seguir en la senda de consolidación, tanto en los mercados como en los segmentos donde operamos, siempre fieles a la estrategia que nos ha permitido recurrentemente mejorar los resultados”.

Un cambio contable ha modificado este último año la consignación de los ingresos procedentes de los bingos. Así, la facturación declarada por la compañía en 2012 ascendió a 1.818 millones de euros. En 2013, la normativa obliga a restar los premios entregados en los bingos de los ingresos generados, lo que da lugar a los 1.584 millones declarados este año. En términos homogéneos, la diferencia es un leve incremento del 0,5%, según la cúpula del grupo.

Concesiones de juego más largas

Además de obtener nueva financiación en los mercados (Cirsa emitió bonos de la compañía por valor de 100 millones de euros en enero de 2013), el último ejercicio renovó su licencia de operador en Panamá por 20 años más, lo que supone alargarla hasta 2038. De la misma manera, en Italia también extendió en 10 años su concesión como operador de red.

En el terreno de las máquinas tragaperras, el año pasado Cirsa compró siete operadoras del mercado, lo que supuso incorporar 4.500 nuevas máquinas al parque. En total, el grupo posee una cartera de 25.046 máquinas en explotación. En otros terrenos del ámbito del juego y las apuestas, en el pasado 2013 impulsó la consolidación de la marca Sportium, firma líder en el mercado de las apuestas presenciales, que también tomó posiciones en el juego on line. También fue el año de la introducción del bingo electrónico en salas de la compañía de Madrid y Barcelona. En este sector, Cirsa opera con el producto Wingo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad