El castigo bursátil a Abengoa no parece tener suelo

stop

HACIA UN RETROCESO DEL 50% EN DOS SESIONES

El presidente de Abengoa, Felipe Benjumea, en el centro, junto al resto de consejeros

desde Madrid, 04 de agosto de 2015 (10:13 CET)

Segundo día consecutivo de caídas en picado en la cotización de Abengoa, la empresa energética  de renovables presidida por Felipe Benjumea. Si es lunes cerraba la sesión con un retroceso de casi el 31%, hoy martes ha seguido la misma tendencia, con nuevas vertiginosas caídas, que parecen no tener suelo, y ya amenazan incluso con que la empresa cotice por debajo del euro, cuando hace nada lo hacía por encima de 3.

Detrás de este arreón bajista mil y una incógnitas de las que se hace difícil obtener una conclusión. Si se mira a la abultada deuda de más de 6.000 millones de euros, las últimas iniciativas tomadas van en el sentido de reducir drásticamente el pasivo, por lo que se trata de un aspecto que no tendría por qué ser determinante.

Nulas explicaciones

Otra cosa es el no bien explicado cambio de consejero delegado. En mayo, se fue Manuel Sánchez Ortega al fondo Blackrock y su sustituto, el desconocido Santiago Seage, no parece contar con todos los parabienes necesarios.

Un cambio al más alto nivel que se une a la opacidad informativa de que suele hacer gala la empresa, con un presidente, Felipe Benjumea, que tampoco se ha pronunciado sobre la crisis como cabeza visible de las principales familias accionistas del grupo, a través de Inversión Corporativa, la sociedad patrimonial que posee el 57,5% de Abengoa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad