El horario laboral salvará a los imputados por las tarjetas black

stop

El juez reduce la cantidad defraudada en siete millones ya que se gastaron entre las ocho de la mañana y las siete de la tarde; los imputados podrán incluso reclamar que se les devuelvan las fianzas que han abonado

Rodrigo Rato y Miguel Blesa en una imagen de archivo

24 de junio de 2015 (08:53 CET)

El juez que investiga las tarjetas black ha pedido a la Policía que determine qué gastos se hicieron en horario laboral y cuáles no.

La maniobra hace temer a las acusaciones particulares, lideradas por UPyD, que se limite considerablemente el alcance del caso y que, por tanto, se reduzca el número de imputados así como los importes supuestamente defraudados.

Si Andreu decide que lo gastado entre las ocho de la mañana y las siete de la tarde no incurre en delito, los implicados podrían incluso reclamar que se les devuelvan siete millones de euros.

El importe lo depositaron en la Audiencia en concepto de finanzas. "Puede dejar a muchos libres de responsabilidad", ha explicado el abogado de la acusación particular, Andrés Herzo, en Antena 3 TV.

Situación "surrealista"

El también militante de UPyD considera que la situación es "surrealista" ya que, aunque las compras y las disposiciones desde cajeros automáticos se realizaran en horario laboral, los gastos no tienen "nada que ver con la representación de Caja Madrid".

El resto de abogados que participan en el caso también han manifestado que la orden de Andreu es "extraña". Recuerdan que varios imputados declararon ante el juez de la Audiencia Nacional que usaron la tarjeta para gastos personales.

¿Se desinfla el caso?

La Policía Nacional podría determinar que más de la mitad de los gastos que se investigan se realizaron en la franja laboral. El resto corresponden a pagos o retiradas de efectivo ordenados durante las noches, fines de semana, o bien en días festivos.

De este modo, los 15,5 millones que se reclaman en total pasarían a poco más de siete.

Menos imputados

El caso de las tarjetas black también ha perdido brío en lo que se refiere al número de imputados. Los sospechosos han pasado de 81 a 55. Andreu decidió apartar de la causa a los directivos que no pertenecieron al consejo de administración.

También ha anulado la situación judicial de imputado a los consejeros con delitos prescritos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad