El juez unifica las querellas contra Miró

stop

La compañía presuntamente manipuló las cuentas para engañar a los acreedores

Un establecimiento Miró.

Barcelona, 02 de diciembre de 2014 (12:47 CET)

Las dos querellas contra Francesc Miró, fundador de la cadena de electrodomésticos que lleva por nombre su apellido, y el resto de sus ex directivos se investigarán juntas. El juzgado de instrucción número 19 de Barcelona, donde se encontraba un escrito presentado por las asociaciones Anfe y Fapel, se ha inhibido en favor del 16, tribunal donde se ha instruido una acusación presentada por La Caixa.

Ambas querellas son similares. Acusan a Miró y a otros ex directivos --entre ellos, Miguel Carrillo --ex director financiero-- y Josep Rius --ex controller-- de presuntamente manipular las cuentas para engañar a los acreedores. De esta forma, consiguieron mantener el grifo del crédito abierto con las entidades financieras, además de seguir recibiendo stocks de sus proveedores.

Menos deuda de la real

La magistrada del juzgado número 16 ha señalado durante la instrucción que la diferencia entre los datos manipulados y la realidad supera los 100 millones de euros. "Las disparidades permitieron mostrar una menor deuda con los proveedores en las últimas tres cuentas anuales depositadas, por importes de más de veinte y cuarenta millones de euros, y la insolvencia, que en opinión de la Administración Concursal se sitúa en el ejercicio 2007, se agravó en una cifra cercana a los 95 millones".

Electrodomésticos Miró fue adjudicada recientemente al fondo de inversión Springwater después de caer por segunda vez en concurso de acreedores. La firma pagó 3 millones de euros por salvar 67 tiendas. El acuerdo supuso un ERE de 90 empleados, por lo que la plantilla actual se sitúa en torno a los 470 trabajadores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad